Paco de Lucía
06/12/2010, Polideportivo Pisuerga

Érase una vez un señor que hacia magia, pues cuando tocaba la guitarra, se detenía el tiempo, y la gente se arrancaba a taconear y palmear totalmente ensimismada. Así es como se ve un concierto como el que dio Paco de Lucía en Valladolid el Lunes día 6 de diciembre en el pabellón Pisuerga.

A sus casi 63 años, ha demostrado sin lugar a dudas que sigue creando ambiente, y que aunque la elección del pabellón deportivo para un concierto flamenco pudiera resulta poco acertada, supo envolver al sitio y a la gente con su música.

Acompañado de un repertorio de buenos artistas como el bailaor “Farru” que a modo de torbellino y con el pelo al viento, hizo que temblaran las gradas del lugar. Los Cantaores “Duquende” y David de Jacoba que sin duda emocionaron a mas de uno rememorando quizás ecos del pasado. Antonio Sánchez a la guitarra, Alain Pérez al bajo, “El Piraña” a la percusión, y Antonio Serrano a los teclados y la armónica con la que tuvo un gran éxito entre el público, y que le dio ese punto moderno de aires nuevos a cada tema.

-Paco!!!  Paco!!!, Le gritaban desde todos los sitios del pabellón , y nada, él respondió con un simple y llano -Qué??, el cual dejo estupefactos a los espectadores, arrancando aplausos y sonrisas de emoción, pues no parece hombre de muchas palabras, ya que todo lo dijo a golpe de guitarra.

Recordando clásicos al ritmo de bulerías, rumbas, y alegrías gaditanas, reconocemos también su ultimo trabajo, un poco lejano ya, “cositas buenas”, para terminar, eso sí, con el tema “entre dos aguas” mezclando en este último todas las influencias y el pasar de los años, que levantó al público de sus asientos, agolpando a un gran número de fans a los pies del escenario.

Con una actuación de dos horas y media, fue una noche grandiosa que dejó un embrujo flamenco en cada uno de los allí presentes (y por qué no, tal vez, alguna camisa desgarrada a final de la noche).


Crónica: Miriam Rodríguez Díaz
Fotos: David Izquierdo