+ Cripta

Sala Portacaeli, sábado 27 de marzo de 2010

Por fin y tras muchos años de espera los gaditanos Saurom se dejaron ver por Valladolid. Cierto es que tocaron en Pozal de Gallinas pero por la capital era su primer paso. Y había expectación aunque la sala no se llenó, quizás una media entrada, pero muy entregada con sus ídolos. También hubo gente que fueron por ver a Cripta, el grupo que los está acompañando en esta gira. El concierto empezó bastante puntual, sobre las 20:30 con la descarga de los madrileños. Fue una actuación muy intensa, potente y cargada de fuerza con la que se metieron al público en el bolsillo. Yo no los conocía pero me parecieron muy interesantes.
Pasadas las 21:30, una chica caracterizada como Maryam y con unas lentillas que daban miedo, apareció en escena mientras sonaba una intro. Realizó una serie de movimientos o bailes que dieron paso a los Saurom que abrieron la noche al igual que su disco con "Irae Dei". El sonido era algo embarullado y la voz no se entendía mucho pero es que Miguel nos contó que hacía dos días estaba en la cama con fiebre y un trancazo enorme y que solo las ganas de venir a Pucela le hicieron levantarse. Hubo ratos en los que la voz se le quebraba y eso que contó con la inestimable ayuda de sus compañeros y de los fans que a pesar del poco tiempo que lleva el disco a la venta se sabían todas las canciones.
El repertorio se basó sobre todo en su nuevo trabajo, que fueron desgranando a lo largo de la noche aunque fueron intercalando temas de sus anteriores discos. Así, tocaron "Lejos del mar de rosas"; "Dioses eternos" un corte buenísmo en directo y que acaba de meterse en el bolsillo al personal con un estribillo muy pegadizo y heavy metalero y "El laberinto de los secretos". Después nueva entrega de "Maryam" con "Traiciona a tus ídolos" entre otras. "El arquero del rey" nos llevó a sus primeras épocas, cuando eran más festivos y juglarescos. Y la verdad, aunque la evolució es necesaria y quizás sean incluso mejores músicos se echa de menos aquellos primeros discos tan alegres y divertidos, sus ropas medievales, los malabaristas, las hadas, las pompas de jabón, los fuegos... Entiendo que quieran cambiar pero todas esas cosas los hacían más especiales.
Llegó el momento de Antonio, teclista de Atalaya pues Santi, el habitual de Saurom no pudo acudir a este concierto, y de hecho hasta julio, según la propia banda no se reincorporará. Con e el agradecimiento de la banda y el reconocimiento del público interpretó una intro para "Para siempre" y luego acompañó casi en acústico a Miguel. "Aquel paseo sin retorno", "Mentiras de seda pulcra" y "Nebulosa" nos iban acercando al final.
Para terminar la actuación, dejaron algunas de sus canciones más emblemáticas de sus discos anteriores. Comenzaron con "Los jinetes negros" de Sombras del Este y aunque me gustó que volvieran a tocar temas de ese cd creo que podrían haber elegido cualquier otra. "La musa y el espíritu" puso a todo el mundo patas arriba y como cierre dejaron "El monte de las ánimas". Fue una hora y media de concierto que se me hizo corta y en la que podían haber tocado más cortes antiguos. Una buena actuación que podría haber sido mejor de encontrarse Miguel en buenas condiciones.
Creo que está muy bien que Portacaeli se porte y permita la celebración de conciertos pero la restricción de horarios o las actuaciones de teloneros (y a veces son mejores los teloneros que el grupo principal) no permiten conciertos más largos y eso, es una lástima porque pagas un dinero, que no suele ser poco por ver a tus ídolos alrededor de 90 minutos y eso es muy escaso.

 

Crónica de Skaidana

INDEX******** VAWEB******** Crónicas