S i d e c a r s
17/12/2010, Porta Caeli

Otra noche más de concierto en Porta Caeli, o quizás no. Cada concierto es diferente, especialmente en este garito que desde hace tiempo apuesta por una gran variedad de estilos musicales en sus conciertos. Esta noche le tocaba el turno a Sidecars, la banda conocida por estar encabezada por Juancho, el hermano de Leiva (de Pereza). Aunque gracias a su talento luce ya con nombre propio en el panorama musical del momento y, espero que, por mucho tiempo.

La apertura de puertas estaba programada a las 21.30, pero hasta algo más tarde de las diez no empezó a tocar José Carreño junto a los Canseco. Esta banda vallisoletana tiene un estilo muy intimista, con canciones de cantautor . Fue una pena que el poco público que había durante su actuación no estuviera muy pendiente por lo que sólo sirvió para ir calentando un poco el ambiente y hacer tiempo en lo que se llenaba la sala.

A eso de las once salía a escena el plato fuerte de la noche, con una introducción que muchos asociamos enseguida a “Apaga y vámonos”. Ahí estaban, acompañados de un guitarrista que no es parte de su formación habitual, Matías Sorokin. Parece ser que ha sido decisión del grupo incorporar una nueva guitarra para los directos. Sin duda ha sido una gran decisión, pues durante el concierto dio mucha más fuerza en sus temas más cañeros así como nuevos matices en las canciones más suaves de su segundo trabajo. En contra hay que decir que hubo un excesivo cambio de guitarras entre canción y canción que resultó un poco molesto debido al poco espacio que había entre los músicos.

El poco público que asistió al concierto estuvo bastante parado durante la mitad de la primera parte, pero se fue animando poco a poco. Y digo poco porque este grupo se merece más de media sala, al menos ésa es mi opinión. Con su primer trabajo demostraron que son un grupo que sabe lo que hace, y con “Cremalleras” han dejado claro que lo que hacen, lo saben hacer bien. Así pues, con “Sidecars” optaron por temas rápidos, cañeros y pegadizos, que animaban a oír el disco del tirón y no cansaban. Sin embargo, con su último disco han apostado a componer temas más lentos pero con más arreglos y efectos, digamos que más elaborados. El resultado salta a la vista, dos trabajos muy parecidos pero a la vez muy distintos.

Durante una hora y media ofrecieron a los presentes la mayoría de los temas de su último trabajo intercalándolos con otros de su primer disco, para aportar dinamismo y que no se hiciera pesado. Si hay algún momento a destacar fue cuando interpretaron “soy fan de ti”, en la que todo el público coreó de principio a fin. La tónica general del concierto fue tocar mucho y hablar poco, cosa que si no hay nada que decir, está bien hecho. Sólo pararon un rato para presentarse a sí mismos.

Esto es todo lo que dio de sí la noche del viernes. Sólo quiero agradecer a Porta Caeli que haya conseguido que los bolos puedan prolongarse hasta más tarde de las 12.

Y nada más. Nos vemos en el próximo!!

 

 

Crónica por Javier González
Fotos por David Izquierdo