SONORAMA ribera 2010
Aranda de Duero (Burgos). 12-12-14 agosto

 



El aforo (foto: Jacobo R y E Oquillas)

Resulta todo un lujo disfrutar de un festival como el Sonorama: 3 días de conciertos en medio de un ambiente inmejorable (y todo ello a pesar del frío que siempre va parejo a esta cita anual en Aranda de Duero…).

La sensación resultante después de las intensas jornadas festivaleras es francamente buena, aunque, bien es cierto, que no se puede obviar que se dieron algunas “circunstancias” a mejorar, a pesar de las cuales, en líneas generales, el Sonorama 2010 podría resumirse en la palabra “ÉXITO”.

JUEVES


La jornada inaugural dejó ya muy claro el nivel que iba a ser la nota predominante del festival con actuaciones importantes como Shuarma, Tachenko, Arizona Baby, Vinila Von BismarK & The Lucky Dados o Loquillo.

Igualmente, el jueves comenzaron a sonar los primeros directos en la carpa future stars, que como su nombre bien indica, está creada para albergar directos de nuevas promesas aunque, conviene precisar que en este escenario tocaron bandas que no son precisamente “futuras estrellas” si no grandes bandas en toda regla como Airbag, Hola a todo el mundo o Niño y Pistola. En dicha carpa, en la jornada inaugural se pudieron escuchar a los grupos: Maldito Reloj, My Friend Finger, Mess of skirts, The Wellcome Dynasty, Marlene Santa y Pony Bravo.

La jornada inaugural fue iniciada con el inconfundible sonido popero de Maikel de la Riva, ex El Hombre Gancho, a quién siguió la actuación de Tachenko (con antiguos miembros de Niño Gusano) presentando en directo su nuevo disco Os reis porque sois jóvenes invadido de su personal pop-rock con toques de psicodelia. Shuarma, o lo que es lo mismo, J. Manuel Álvarez Puig (Elefantes), siguió poniendo intensidad a la noche con un directo muy personal mostrando su rock con aires étnicos.

En los escenarios principales brilló Arizona Baby con su rock sureño “made in Valladolid” que demostró, una vez más en directo, por qué su Second To None es uno de los discos más importantes del momento. Su concierto estaba previsto como uno de los más destacados del festival y, efectivamente, así fue.

Seguidamente, el soul-funk de la banda hispano-británica Soul Tellers se ganó a los festivaleros con un directo contundente que puso de manifiesto el acierto de su líder, M.A. Julián, en este proyecto musical.
Por su parte, Vinila Von Bismark & The Lucky Dados mostraron en directo la receta de puro rock&roll que ha dado de resultado esta unión que acaba de editar su The Secret Carnival. Gran espectáculo sobre el escenario de la personal Vinila y la banda de rockabilly The Lucky Dados en un concierto muy aplaudido.

En broche final a la jornada de inauguración lo puso el incombustible Loquillo, sin los Trogolditas pero con una gran banda de músicos a su nivel, que repasó su larga trayectoria musical y, a pesar de que mucha gente “joven” del público no le conociese bien, todo el festival coreó míticos temas de la era dorada de los 80 como “Cadillac Solitario” o “El ritmo del garage”. Todo un privilegio tener a José María Sanz en el Sonorama.


Loquillo (foto: J. Cortecero)


VIERNES

La jornada del viernes fue de lo más intensa con actuaciones desde las 12 de la mañana en el escenario bodegas con Entertainiment, Nixon, New Raemon y Klaus&Kinsky; y en el Bus Red Bull con Juan Paulo, Stealwater, The Royal Suite y Sala.

Por su parte, los escenarios principales fueron inaugurados con la actuación de Napoleón Solo que repasaron sus conocidos “Tiene que acabar” o “Lolailo Carmona” sirviendo de inicio de una fructífera jornada de conciertos. Seguidamente, Zenttric y su pop pegadizo con aires británicos siguió encendiendo al Sonorama y más aún cuando sonó la popular canción “Solo quiero bailar”.

Potentes y enérgicos, L.A. deleitaron a sus seguidores con un buen directo en el festival al igual que aconteció con The Rights Ons presentando las canciones de su nuevo Look Inside, Now. En otro sentido hay que señalar que para muchos la gran decepción del festival fue la actuación de los esperados neoyorkinos The Pains Of Being Pure At Heart ya que su directo, por unos motivos o por otros, no sonó como se esperaba y eso, cuando se tienen tantas ganas de escuchar a una formación, se torna en una sensación decepcionante… No obstante, la actuación de estos estadounidenses sirvió disfrutar de momentos álgidos como con la interpretación de su “Young adult friction”.

Por su parte, Standstill convencieron con su rock sinfónico que el año pasado saco al mercado su exitoso Adelante Bonaparte que es un reflejo ideal de lo que es esta banda catalana. Su actuación en el Sonorama activo a sus seguidores y se llevo uno de los aplausos más sonados de todo el festival.

Los suecos The Sounds supieron activar el escenario principal con su pop rock intenso y bailable no defraudando su consideración como uno de los cabezas de cártel de todo el Sonorama. Este grupo ofrece un producto idóneo para un festival y sin duda alguna, su actuación se convirtió en uno de esos momentos estelares de las jornadas festivaleras.

Por su parte, Nudozurdo se marcaron uno de esos directos que acostumbran con fidelidad marcada a su último trabajo publicado y ante los aplausos de todos sus seguidores que se agolparon en las primeras filas para no perder detalle.

Los Planetas demostraron en el Sonorama como una banda de su nivel puede no dar su mejor concierto y, sin embargo, ser los protagonistas de uno de los mejores momentos del festival. Los Planetas son ya toda una institución, algo más que una banda se podría incluso decir, y en su directo quedó demostrado su capacidad de conectar con el público interpretando temas de su último trabajo como “La llave de oro” o “Una corona de estrellas” junto con sus éxitos de siempre, como “Un buen día”, “Segundo premio” o “Pesadilla en el parque de atracciones”.

Jota y compañía pusieron un gran nivel a la noche y se presumía complicado que los siguientes en actuar pudieran conectar con el personal en ese puesto tan complejo de “ser los siguientes a Los Planetas”… Pero, como todo festival que se precie, en el Sonorama también se dieron sorpresas y justo en ese momento aparecieron los cántabros Estereotypo para protagonizar uno de los conciertos más intensos de los tres días. Su rock pegadizo y bailable, acompañado por un look tenista, supo enganchar desde su primer tema, “Love your city”, a todo el personal convirtiéndose en una de las grandes sorpresas de todo el Sonorama. Este trío ya ha publicado su segundo disco y ya han dejado de ser una simple promesa para convertirse en una banda consolidada.

Después de la intensidad de Estereotypo llego el momento del cierre de los conciertos de la mano de los catalanes Love Of Lesbian banda capaz de levantar pasiones entre todos los declarados “fans de John Boy” y no fue menos en la gélida noche del viernes. Su personal indie cargado de sonidos envolventes brilló con luz propia de la mano de temas como “Allí donde solíamos gritar” o la aplaudida “Club de fans de John Boy”. Para cierta sección del público (entre la que debo confesar que me encuentro) tal vez fue un final de jornada un tanto “relajado”… Pero, no obstante, es justo reconocer que convencieron a la gran mayoría y firmaron un buen directo.

En lo que respecta a la carpa de future stars, la jornada del viernes albergó grandes directos de bandas ya con mayúsculas como Charades, Niño y Pistola o Misterioso Viaje a Holanda, así como gratas sorpresas como Campingás. El resto de grupos igualmente pusieron nivel a la noche y confirmaron este escenario como algo fundamental dentro del organigrama del Sonorama: Mares, Sick Devils, Inkeys, You don´t know me así como Vicent y Angelidiota.


Klaus&Kinsky (foto: J. Cortecero)


The Sounds (foto: Jacobo R y E Oquillas)


Los Planetas (Foto: Mirian Arranz)


Los Planetas (foto: Jacobo R y E Oquillas)


Love of Lesbian (foto: J. Cortecero)

 

 

SÁBADO


El último día del festival comenzó temprano con las actuaciones desde las 12 de la mañana en el escenario bodegas con The Three Generations, Joaquin Pascual, Fernando Alfaro y Supersubmarina. A partir de las 16 horas, la música siguió en las piscinas y en el bus móvil con Ultrazorras, Hola Hola Hermanita, Tomasone, Mañana, Euphoria, Little Indian Rabbits y Pull.

Los escenarios principales fueron inaugurados con el cercano concierto de Vinodelfin, que a través de su pop-rock dieron los primeros acordes de lo que iba a ser la jornada de cierre del festival. Seguidamente, desde Madrid, Los Punsetes derrocharon personalidad y provocación, como es costumbre en ellos, sin dejar indiferente a nadie. Maga, que acaban de publicar su A la hora del sol, enganchó al personal desde el escenario Heineken con su sonido directo y envolvente que les ha encumbrado como una de las bandas indies más relevantes del momento. Después, Layabouts, con su música rock con toques de garage, hizo las delicias de todos los “amantes” del sonido más intenso dentro del festival.

Y después llegó el turno de uno de los cabezas de cártel, Brett Anderson, ex vocalista del grupo británico Suede, que protagonizo uno de los conciertos más esperados. Su actuación fue de nivel, justo como se corresponde con un artista consagrado como él y no faltaron provocaciones, gestos y guiños a todo el público que se congregó para verle. No obstante, también conviene precisar que fue un directo un tanto “suave” para tratarse de un festival e, igualmente, hay que señalar que se excedió en el tiempo que la organización había previsto y eso supuso que todo el festival llevara un retraso considerable a lo largo de toda la noche. Brett es grande, de esos que ya forman parte de la historia de la música y, precisamente por eso, por ser grande, debería de haber tenido un poco más de respeto a todos los músicos que tocaban después.

Seguidamente irrumpió el indie de los catalanes Sidonie y su espectáculo de la gira de su último disco El Incendio que volvió a activar a todos los asistentes con uno de esos directos que les son característicos. Entre las canciones de su último trabajo, “El incedio” o “En mi garganta”, no faltaron temas más antiguos (incluso de su etapa en inglés) como “On The Sofa”, “Fascinado” o “Costa azul”. Su actuación entusiasmo a unos y decepcionó a otros por ser demasiado repetitiva pero, no obstante, lo cierto es que Sidonie cumplió y se marcó un concierto animado e intenso.

Lori Meyers fueron los siguientes en salir a escena, protagonizando otro gran concierto de todo el Sonorama. Después de su coqueteo con otros sonidos dispares a su esencia indie, los granadinos volvieron a sus orígenes y ofrecieron una actuación que explica por qué este grupo es lo que es dentro del panorama musical nacional. “Tokio ya no nos quiere”, al igual que todas las canciones que interpretaron sirvieron para que los festivaleros se emocionaran y disfrutaran de la última jornada.

Por desgracia, el mal sonido que estuvo presente en muchos de los conciertos del Sonorama se cebó con los estadounidenses The Ettes a pesar de lo cual, siguieron con su directo y mostraron ese sonido que mezcla el rock con el garage que tanto éxito les está haciendo cosechar. Posiblemente, los que ya hemos tenido la suerte de verles en una sala pequeña caemos en el error de comparar dicho espacio con un escenario grande al aire libre… A pesar de lo cual, su fuerza y su energía en directo están patentes en sus actuaciones y se pudo disfrutar de la buena música de estos chicos de Nasville.

A continuación, Sune Rose Wagner y Sharin Foo, o lo que es lo mismo, The Raveonettes, protagonizaron otro de esos momentos estelares. Consiguieron transformar la fría noche arandina en esa atmósfera envolvente que les caracteriza y marcarse uno de esos directos que enganchan desde la primera canción hasta la última. Su sonido de pop-rock repasó sus grandes éxitos junto con los temas de su último trabajo editado en 2009 In And Out Of Control, llevándose grandes ovaciones y todo ello a pesar de que el retraso en el horario oficial les hizo coincidir con la actuación en la carpa future stars de Airbags.

Y después, llegó el turno de Los Coronas, banda de surf instrumental que se marcó uno de los mejores conciertos del Sonorama y todo ello a pesar de que se rompió un parche de la batería y hubo que proceder a cambiarle con el inconveniente que supone. De todas formas, Fernando Pardo, Loza, Javier Vacas y compañía son “pesos pesados” de la música en este país y supieron salir bien del paso improvisando un tema durante el tiempo que duro el arreglo de la batería. Los Coronas son una banda de esas que marcan nivel y su actuación, con marcado carácter de rock del oeste americano, dejó patente este hecho.

Para finalizar la velada estaba prevista la actuación de la exitosa banda de Zarautz llamada Delorean, que se presumía como uno de los momentos más estelares de todo el festival pero no fue así. Según la organización una serie de problemas técnicos impidieron que se desarrollara con normalidad este concierto motivo por el cual, el broche final del festival quedó interrumpido y dejó a todos los asistentes con mal sabor de boca… Conviene reflejar en este punto, que la organización del Sonorama ya ha confirmado la presencia de Delorean en la próxima edición.

Esta última jornada del festival contó con buenos directos en la carpa de future stars, con Blame The Dog, Cronometrobudú, Dhera Dun&Baluji Srivastav, Hola a todo el mundo, Sr. Nadie, Dinero, Airbag e Idealipsticks. Con todos estos nombres queda patente que más que carpa de “future stars” es más bien una carpa de “stars” ya que, en su gran mayoría, se trataba de grupos consolidados y con varios trabajos discográficos en el mercado. Concretamente, Airbag protagonizó uno de los mejores momentos en esta carpa, abarrotándola (ya que esta banda malagueña no ofrece precisamente muchos directos) convenciendo y haciéndose preguntar a todos los presentes el por qué no actuaron en uno de los escenarios principales. Igualmente, los vallisoletanos Dhera Dun ofrecieron un concierto de nivel, al igual que aconteció con Hola a todo el Mundo y, en general, con todos los grupos que actuaron en esta carpa ya que supieron aprovechar la oportunidad otorgada.

Como ya se adelantó en un especial publicado en esta web, el Sonorama 2010 contó con la presencia de un buen número de bandas vallisoletanas que no defraudaron las expectativas.

Sin duda alguna, a la cabeza de todas ellas, Arizona Baby se erigió como una de las grandes formaciones de todo el festival con su rock sureño en formato acústico que está cosechando todo tipo de halagos más que merecidos. Dhera Dun, acompañados por el músico Baluji Shrivastav, marcó un nivel alto en la carpa future star, tal y como se esperaba de esta banda que ya tiene un nombre perfectamente reconocido en el panorama musical nacional. Por su parte, Campingás brilló en la carpa future stars demostrando a todos los presentes el por qué de su fulgurante ascenso, ya que no olvidemos que la formación no tiene ni un año de existencia. Su mezcla de sonido potente con letras sorprendentes ha dado como fruto un estilo propio que día a día gana más adeptos.

Por otro lado, los chicos de The Royal Suite “encendieron” el escenario móvil del bus con su potente garage cargado de calidad que, otro año más, convenció a todos con su presencia en el festival arandino. Igualmente, en este escenario también actuaron Euphoria con su contundente metal-rock de larga trayectoria, Stealwater con su envolvente indie-rock y Little Indian Rabits con su reconocible pop rock alternativo. Todas estas bandas de Valladolid cumplieron sobradamente con sus respectivas actuaciones y pusieron de manifiesto la buena “cantera” musical que se está formando en esta ciudad que ofrece variedad, calidad y muchas perspectivas de futuro.


Vinodelfin (foto: J. Cortecero)


Supersubmarina (foto: J. Cortecero)


Lori Meyers(foto: J. Cortecero)

 

 


Campingas (foto: Mirian Arranz)

 

En conclusión el Sonorama 2010 resultó todo un éxito y, aunque tuvo algunos puntos a mejorar como ciertos directos, retraso en el horario del sábado o problemas de sonido, lo cierto es que los tres días de festival fueron altamente positivos. Sin duda, ya hay ganas de conocer el cártel de la próxima edición y volver a disfrutar nuevamente de este festival que es uno de los más importantes del verano.

 


Crónica: Miriam Arranz.
VALLADOLIDWEBMUSICAL

especial bandas vallisoletanas en sonorama

Otras ediciones del Sonorama:
2002 2004 2005 2008 2009

valladolidwebmusical******crónicas