2ª Verbena Republicana.
Valladolid 11-09-2010


Las costumbres cambian, y con el tiempo se han ido perdiendo aquellas verbenas de barrio con orquestilla y feriantes. Quizás con la intención de recuperar ese ambiente y sobre todo pasar un buen rato en compañía, se nos ofrece esta "Verbena Republicana"; bebidas, empanada, bocatas variados...incluso canapés!...venta de todo tipo de artículos; camisetas, chapas, pulseras...y variada música en directo.

La mala noticia fue la ausencia de los madrileños "14 Cuerdas"; estupenda y querida banda flamenca que ya estuvo el año anterior y que es como de la familia. Otra vez será...seguro.

Mientras tanto, "Los Nietos del Tío Encinas" ya estaban calentando el asunto para los que iban entrando al recinto y para los que pasaban por la calle y no sabían lo que allí se cocía.

Con un "pelín" de retraso abrió la velada Salvador Amor; cantautor de ascendencia Argentina, afincado en Madrid e hijo del ilustre Rafael Amor. Defendió algunas de las canciones de su nuevo trabajo: "qué nos pasó", valiéndose de su guitarra y de una voz privilegiada que dejó a todo el mundo encantado.

Ante la duda por indisposición de uno de los "mariachis", se dio voz a "Los Remeros del Zapardiel" para que fueran subiendo. Presentaron novedades musicales con respecto al año pasado y fueron desgranando un repertorio mitad mirando al llano, con temas del gran Agapito Marazuela, y mitad mirando al Sur, con famosas adaptaciones de poemas de Lorca como el "café de chinitas" o "los cuatro muleros".

Para cuando llegó el turno de "Mariachi Guerrilla", el aforo ya doblaba al de la pasada edición. Se notaba el tirón que siempre ha acompañado a este grupo humano desde los tiempos de "Puagh". Tuvieron que actuar sin el bajo, pero habiendo madera y buena disposición, nada importa y se tira para adelante. Estuvieron muy divertidos, como es habitual en ellos.
Hay que decir que el amplio cartel y el tiempo limitado hicieron que las actuaciones en general no pasaran de la media hora.

El momento más esperado fue la aparición del "siniestro" Julián Hernández quien, guitarra eléctrica en mano, hizo gala de verborrea y sentido del humor. Letras entre lo absurdo y lo cotidiano, muy en su línea... con sonidos cercanos al country y al blues.

Breve pero intenso, sirvió de inmejorable introducción para que "Loco Moretti" atacaran un repertorio plagado de clásicos populares americanos entre los que creo recordar: "hoochie coochie man" o "got my mojo working". Además estos madrileños vinieron muy bien acompañados por un ruidoso grupo de coleguillas. Derroche de energía y buen hacer, fueron de los momentos más enérgicos de la noche.

Una breve aparición más de los "nietos" dio paso a "Chamanito"; banda pucelana que en esta ocasión presentaba una de sus metamorfosis, con cambio de guitarrista y colaboración especial al bajo, dejando a Martín la función de palmero durante la segunda parte de la actuación. Regalando repertorio más rumbero que de costumbre, convirtieron la verbena en una fiesta flamenca y tuvieron que salir de nuevo al escenario a petición del respetable, aún habiendose superado la hora límite.

Un gustazo contar un año más con una celebración que a poco que nos descuidemos, se convertirá en imprescindible.

Fdo: su

valladolidwebmusical******crónicas