Sala Irish Rover – 26/03/2010


Zahara Eléctrica

 

Se me antojaba una complicada noche para esta joven promesa de Úbeda, donde competía contra los hermanos Muñoz y sus rumbas catalanas en la misma capital salmantina. Pero ella, con su voz y su gracia nos supo ganar durante toda la noche. Para muchos podría ser un inconveniente, pero algunos vemos más beneficioso poder disfrutar de un concierto más íntimo (no conté la gente que había, pero estimo que habría un aforo de menos de doscientas personas) y personal en un bar pequeño, que en un pabellón repleto de gente.

El concierto empezó bastante más tarde de la hora acordada (poco antes de las 11), quizás esperando a que se llenara el garito, pero con bastante infortunio. Nosotros estábamos casi en las últimas filas y se veía todo perfectamente a pesar de la escasa altura del escenario. No había estado nunca en ese local, y si bien no me pareció adecuado para conciertos que atraen a grandes multitudes, es ideal para conciertos “de autor”, reservados para un público más selecto. Además, dispone de un segundo piso desde el que los asistentes pueden asomarse para ver todo desde arriba sin problemas. Y como además ofrecen en la barra una amplia variedad de tipos de cerveza, por mi parte no tengo queja.

Bueno, vayamos al lío. Empezó sin avisar con su tema más conocido, "merezco", debido a su difusión durante el mas de septiembre del año pasado como canción oficial de la vuelta ciclista a España. Tanto fue, que todos la coreamos de principio a fin con cara de ilusión. Siguió “chica pop” intercalando con alguna sorpresa para los más recién llegados a “la fabulosa historia de” esta joven promesa de la ¿canción de autor? Mucho se ha dicho ya sobre este tema y el boom que hubo hace un par de años, pero por mucho que se hable, esta chica ha conseguido un sonido único (al menos con Zahara eléctrica, que es como la he escuchado), si bien hay que reconocer que gran parte de su éxito se debe a dicha revolución de “cantautorismo con guitarra a la espalda”. El concierto se desarrolló con bastante fluidez al principio, con canciones dinámicas que invitaban a la desinhibición como es el caso de “en la habitación” que proporcionan ese toque de fuerza que no se aprecia en el disco pero que en directo es lo que le da vida y garantiza que los asistentes no se aburran y disfruten cada tema interpretado.

 

Sin darnos cuenta, iba avanzando la noche, y nos íbamos adentrando en un mundo más tranquilo, sereno y personal con temas como “olor a mandarinas” y “zapatos rojos”. Además, entre canción y canción, Zahara aprovechaba para descansar, explicando muchas veces el motivo de sus composiciones, haciendo constantes bromas con la banda incluso atreviéndose a conversar con los asistentes. Y a pesar de que muchos no conocían algunos de sus temas, el bolo se vivió con gran ilusión hasta el final, inmersos en un mundo de ensueño, encandilados con su dulce voz, deseando que se detuviera el tiempo y que el momento fuera eterno.

Pero, todo lo bueno se acaba, y fueron un total de doce temas, más un adiós “de mentira” seguido de otros dos temas, uno de ellos (“chico fabuloso”) interpretado por ¿Paulina Rubio? ¡No! Era Zahara con una peluca rubia y unas gafas de sol “divinas de la muerte” sacando su lado más cursi animando a formar una conga iniciada por ella(Casi nos engaña).

Tras finalizar el concierto, fue un detalle por su parte dedicar un tiempo a charlar con sus seguidores en vez de aprovechar para irse y descansar. Y con ella compartimos unos minutos para darnos cuenta de lo cercana y agradable que es, no sólo sobre un escenario sino también “de tú a tú”. Nos estuvo contando brevemente cómo le habían ido cambiando las cosas desde que ha entrado en la música. Tampoco quisimos molestarla mucho porque tenía que atender a más gente así que la dejamos seguir atendiendo a más gente.

En resumen, catorce interpretaciones que nos dejaron un buen sabor de boca pero que supieron a poco. Esperemos que saque pronto un nuevo trabajo para que podamos disfrutar un poco más de su magia.

 

Un saludo, y hasta más ver!

 

Texto: Javier González

Fotos: José María Maroto


Más en VaWeb

Mas de Zahara en la web

Ir a Crónicas

Principal