RED.
07.11.2003.
Residencia Alfonso VIII.

 


 

Red se han visto, sin comerlo ni beberlo, absorbidos por ese gran agujero negro que es el nu-metal, un saco sin fondo donde se mete a presión a mil grupos de mil tendencias distintas y que medios y multinacionales utilizan a modo de embudo incrustado en la garganta del oyente para hacerle consumir compulsivamente. Puede que esa fórmula funcionara si Red pretendieran ser un combo chandalero más de los que pueblan MTV2 como hacen otras bandas locales, pero por suerte no es así. Red están hechos de otra pasta, su metal hereda de clásicos del crossover como Helmet y Manhole pero sin perder de vista originales propuestas surgidas tras la eclosión del estilo como las de Dredg o Earthtone9, y eso es lo que demostraron durante todo su concierto.

A pesar de que la acústica del sitio no acompañaba, el metal contundente que factura este trio se vio fortalecido por su potente backline y la compacta ejecución del repertorio. Si durante algún momento de su actuación cayeron en la monotonia fue debido a que los pasajes por los que se mueven han sido poblados de tópicos manidos que nos muestran la imperiosa necesidad de reinventarse que padece el llamado metal alternativo, pero de eso no podemos culparles a ellos.

El talón de Aquiles lo encontramos en los registros de su cantante, demasiado cercanos a los del trasnochado Carlos Escobedo e incluso recordando a J. de Los Planetas en algunos momentos. 
También me dejó un sabor amargo que pecaran de atrevimiento al intentar trasladar al castellano “Ænema” de los grandiolocuentes Tool sin salir airosos de tan difícil intento.

Hace diez años hubieran dado mucho que hablar, pero entonces lo habrian llamado simplemente Crossover.
 

H.