RATA BLANCA
SALA MAMBO VALLADOLID
28 de septiembre de 2002

 Hace tan sólo siete meses que pudimos ver a los argentinos descargando en nuestra ciudad presentando su Lp “El camino del fuego”. Y esta vez venían a defender su último disco en directo “Poder vivo” ante una audiencia considerablemente reducida comparándola  con su anterior visita (ndr: ¿acaso teníais algo mejor que hacer ese día??????).

Tras una Intro, comenzaron a sonar los primeros acordes de “Solo para amarte”. Me sorprendió la fría acogida que tuvo la gente de Valladolid con el grupo; puesto que durante el primer tema y el siguiente “Días duros” no se movían ni un ápice.
Menos mal que con canciones como “Volviendo a casa” y “Abeja reina” empezaron a responder.  Y no sería porque el grupo lo hacia mal. Al contrario, su actuación fue impecable. Adrián Barilari  nos sorprendió a todos con su  impresionante potencia vocal. Y qué decir de los músicos. Sobre la sólida base musical del batería Fernando Scarcella y el bajista Guillermo Sánchez destacaban el teclista Hugo Bistolfi, con su sonido a lo Deep Purple; y el “guitar hero” latino por antonomasia Walter Giardino.  Éste genio de las seis cuerdas nos deleitó con un increíble sólo en el que alternó feeling con velocidad para culminar con su mítico “Preludio obsesivo”  “Chico callejero”, “La canción del guerrero” y “En nombre de dios” cerraron la actuación de los argentinos. Pero aún quedaba el bis, que comenzó con “Los ojos del dragón”; para continuar con las famosas “Mujer amante” y “La leyenda del hada y el mago”, que fueron coreadas por un público ya completamente entregado.

 No puedo despedir esta crónica sin mencionar dónde radica la verdadera grandeza de éste grupo. Lo digo porque (sin ánimo de echarme flores) me he codeado con muchos grupos famosos, y llama la atención que los más creídos y gilipollas son los cuatro “pringaos” que tiene dos o tres discos en el mercado y ha dado la casualidad de que uno de ellos ha pegado fuerte; por lo que se  dedican a mirarte por encima del hombro y a no dirigirte la palabra. Y luego tenemos a los verdaderos artistas como Rata Blanca. Un grupo que revienta pabellones en Estados Unidos, que cuelga el “Sold out” en casa rincón de Latinoamérica que visitan y que son considerados verdaderos mitos como Kiss o Iron Maiden por los latinos.

 Bien, pues estos señores asumen que en Europa aún no son  nadie y tratan de hacerse un nombre dejándose la piel en cada concierto (algunos deberían aprender de ellos...); y después del show salen a saludar a la gente, a sentir el contacto con los fans y a cercionarse de que nadie se va sin un autógrafo o fotografía de recuerdo. Joder¡¡¡¡¡¡¡, hay está la grandeza del Heavy metal.

PD: Un cero para todos aquellos metalheads vallisoletanos que no acudieron al evento. Majetes¡, si queréis que cada vez venga gente más grande a Valladolid hay que empezar por ir a los conciertos a hacer ruido y demostrar cuántos sois.  Si no, nunca saldremos del pozo de la mierda.

ANTONIO “TRASHGO” VALSECA
 

INICIO