EL BICHO
11 de noviembre de 2003
Sala Mambo
BRAVO POR EL BICHO

Has escuchado alguna vez una guitarra española con wha-wha? Es lo que nos faltaba por oír. Así sonó elbicho en la sala Mambo. 

Después de los últimos disgustos que nos está dando el flamenco-fusión (cuánto bodrio!) ver a elbicho fue para recuperar las ganas de escuchar este tipo de música. 

Con una formación atípica (batería y percusión, guitarra, bajo, flauta, trompeta y voz), os puedo decir que da gusto escuchar a un grupo que suena a GRUPO, con una identidad común a los distintos tipos de música que hacen. Aparte de lo animales que son todos ellos tocando, se les ve disfrutar, compenetrarse y hacer evolucionar la música en el escenario. 

Alternaron temas cantados con instrumentales, sin que en ningún momento se bajara nadie ni sobrara nadie en el escenario. Los temas instrumentales son como deben ser: no una estructura repetida sobre la que cada uno hace su solo, sino TEMAS con sentido, en los que la improvisación cuando llega es porque el tema lo pide, no para que se luzca el instrumentista de turno. En cuanto al Miguel, el cantante, es un animal de escena. Canta aflamencado, con “jondura”, y no pierde la onda en ningún momento. Se lo sabe hacer. Sus cabriolas (llegó a hacer el “pino puente” y a dar un salto mortal hacia atrás al final de un tema) no estorban al espectáculo, todo lo contrario, porque se le ve disfrutar con la música y actuar en función de lo que suena. Tan pronto coge un megáfono y suelta un párrafo incomprensible en medio de un tema como se arranca con un quejío de lo más jondo. Hay letras interesantes, siempre con emoción y sentido. 

Sin perder nunca cierta onda flamenca, beben mucho del rock experimental de los años 70 (King Krimson, etc.). Quizás el antecedente más cercano sea Triana. Pero no te asustes y ve a verlos la próxima vez que toquen. Son divertidísimos. Pregunta a los que estuvieron. Yo no veía allí más que caras de felicidad. Hicieron bulerías, tangos, rumbas, unas alegrías preciosas, un temazo dance, algún rap y hasta una versión de “La bien pagá” impagable. 

La afluencia de público no estuvo mal. A mí me sorprendió ya que no es un grupo apoyado por los grandes medios. Pero, amigo, el boca a boca aún funciona a veces, si no para llenar estadios, sí para que la Mambo tuviera una entrada digna. Yo doy gracias a Su por recomendármelos, lástima que él no pudiera ir. 

Ojalá que este grupo mantenga el nivel de compenetración y creatividad que muestran ahora, porque pueden llegar muuuuy lejos. Enhorabuena a ellos y a todos los que lo pudimos disfrutar. 

Mención aparte merece el excelente sonido, a cargo de Tamayo. Nunca había escuchado a ningún grupo sonar tan bien en esa sala… 

…Y no estaba colocado, eh. Fue algo bueno de verdad. Hasta mi chica me compró una camiseta de elbicho. 

Chail.