Pues dicen que lo prometido es deuda y que de bien nacidos es ser agradecidos, asi que aqui te mando la crónica de Skunk DF.

SKUNK D.F. + CTRLer.
Sala Subterfugio. 03.04.2001
Texto: H.

CTRLer es el nuevo pseudónimo bajo el cual encontramos a J., frontman y cerebro de Jennifer In Latex, quien abrió la noche respaldado por sus nuevas composiciones. El abandono de los instrumentos "clásicos" y el abanderamiento de la tecnología como medio único supone el punto de inflexión más notable en su actual sonido, acercándonos más a una sesión de música electrónica que a los potentes performances industriales a los que JINL nos tenían acostumbrados. La violencia sonora y los pasajes caóticos siguen estando presentes a pesar de haber perdido su rotundidad metálica en favor de ritmos más obsesivos y experimentales, dejándose por el camino parte de su agresividad y crudeza. Aun así, los momentos intensos superaron a los vacuos a través de un set que finalizó con una coreada versión del grupo más sobrevalorado de la escena estatal, los aclamados Sôber.

Skunk D.F. salieron a las tablas sin intención de dar tregua, su potente puesta en escena y la contundencia de su sonido convencieron al momento a un público que, mayoritariamente, olía a maiz. Los madrileños convulsionaron la sala con su metal de miras americanas (se me llena la cabeza de referencias...) logrando desde el primer momento crear ese áspero muro de sonido atormentado tan característico de la banda. A lo largo de hora y algo, alternaron temas de su recién editado "Neo"  con canciones de sus anteriores trabajos entre las que se pudieron escuchar "Revulsivo", "Un Minuto" y la desquiciada "Anestesia". Al contrario que muchos otros grupos del estilo, que no ven más allá de su propio ombligo, Skunk D.F. condenaron en mitad de su catatónico exorcismo la patética situación a la que nos ha conducido nuestro aún más patético gobierno, provocando que toda la sala se levantara en un rotundo "NO A LA GUERRA". Mención aparte merece la interpretación de "El Cuarto Oscuro", que también sonó como bis, la cual convirtió a los presentes en una furiosa marea totalmente entregada a la banda, cumpliendo a rajatabla la primera premisa del directo: la comunión entre el grupo y el público. Como colofón, el ya mencionado "El Cuarto Oscuro" que supo a poco teniendo en cuenta su bagaje de tres largos y dos ep's. Una convincente actuación que nos recordó amargamente el principal error del metal estatal: su escasa originalidad.

INICIO***CRONICAS DE CONCIERTOS***REPORTAJES
agenda***las bandas***entrevistas***grabaciones***servicios***foro***mp3