creer en el regreso no es asunto de mercaderes y tampoco las esquinas impiden perderse
creer en el regreso
no es asunto de mercaderes
y tampoco las esquinas
impiden perderse