.

Ser zanfonista en el Estado Español.

 

Sobre la Educación.

La enseñanza de instrumentos especializados no existe en los Conservatorios.
Para estudiar instrumentos marginales, como la zanfona -por ejemplo- tienes que depender de cursos privados, de alto coste, y muchas veces fuera de nuestro país.

Una posible solución sería la construcción de un tronco común -no dependiente de un instrumento clásico, como ahora- y que pudiera dar lugar al estudio posterior de dichos instrumentos "marginales", estando así también reglados.

Situación legal.

El gremio de artistas no es equiparable a ninguna otra actividad, por eso debería existir un régimen especial de autónomos.
Poder cotizar solamente los días de actuación, no dependiendo -como ahora- de que una empresa, (que en la mejor de las ocasiones se lleva el cinco por ciento) dé de alta y de baja al artista.

Con este sistema actual la Seguridad Social representa casi el 40% del caché, más el veinte por ciento del representante, más el quince por ciento de IRPF……suma y sigue.
Le sugerimos la posibilidad de que se contemple una Ley de Protección a imagen de la francesa Intermittent du Spectacle: esta ley considera como trabajo propio del músico no sólo el concierto, sino el traslado, los ensayos, la preparación de nuevos proyectos, la búsqueda de una casa discográfica…Por este motivo cada vez que un artista o técnico no tiene trabajo o actuaciones, el Estado a través del subsidio contemplado por esta ley, le aporta una cantidad que depende del caché y número de actuaciones que esta persona mantenga en condiciones normales. De esta forma, se regula y se asegura la legalidad de todas las actuaciones.

Este instrumento de protección está en estos momentos herido de muerte en el país vecino, bajo el gobierno de signo conservador de Monsieur Chirac.
Sería un buen tanto que su gobierno la propusiera en nuestro país, logrando así fortalecer la Cultura.

(Frente a algunas mentes que pudieran reaccionar aludiendo a posibles privilegios para esta profesión, una buena solución para concienciar al público en general sobre el verdadero carácter del trabajo de los músicos sería rodar un documental con unos días de la vida de cualquiera de nosotros…)

Ley de Calidad.

Muchas veces la vida de un músico depende de funcionarios públicos sin ninguna cualificación para juzgar nuestro trabajo. Esta situación es la habitual en todo tipo de administraciones de cualquier color político.
El que se actúe o no está en función muchas veces de lo "conocido" que sea el artista, lo que muchas veces depende a su vez del dinero que ciertos mercaderes hayan invertido en esta persona para el lucro de la empresa. (salvo honrosas excepciones, que han conseguido cierto nombre con su esfuerzo y la calidad de su trabajo)

Muchas de estas actuaciones son programadas en coyunturas electorales, por su gran aceptación popular.

Al igual que usted ha propuesto la creación de un Comité de Sabios que vele por la calidad de la televisión pública, sería un acierto la formación de comités similares que establecieran criterios objetivos de valoración a la hora de definir las programaciones de los centros culturales, teatros públicos, etc.
El adecuado control del uso del dinero público en este tipo de actividades, podría paliar así la habitual situación que se produce cuando, habiéndose programado actuaciones "minoritarias" la excusa para no volverlas a hacer es que ha asistido poca gente…

No puede esperarse el conocimiento por parte del público de algo que nadie ha procurado darle a conocer. Y es un despilfarro del escaso presupuesto para la Cultura programar actuaciones que luego no se anuncian.

Subvenciones.

No estamos de acuerdo con que el disfrute y acceso a la Cultura sea totalmente gratuito.
Es muy positivo acostumbrar a la ciudadanía a pagar los conciertos, al igual que paga -y mucho- por otro tipo de actividades de ocio.
Creemos que la mejor utilización de estos fondos sería la creación de infraestructuras adecuadas para todo tipo de actuaciones.
Ustedes tenían en consideración en su programa electoral a las músicas supuestamente minoritarias como el jazz o el Folk, (también un problema es que hay muchas más posibilidades entre estos dos caminos musicales). Esperemos que desde los medios de titularidad pública establezcan circuitos que potencien estas formas de expresión musical y le den al público la posibilidad de ampliar su abanico cultural, muchas veces dirigido desde estos mismos medios hacia derroteros ya trillados por las grandes empresas privadas multinacionales y que poco o nada tiene que ver con los fundamentos culturales de nuestro país. Cuanto más amplio sea el espectro que se ofrece mayor y mejor será la posibilidad de elegir en libertad lo que realmente se desea.

Espero sepa disculpar lo tropezado de este texto, pero lo tuvimos que hacer en el tren, hábitat natural del músico independiente, y que -dicho sea de paso- cada vez ofrece menos rentabilidad social.

Muchas gracias por su atención, Sr. Presidente.
(Y acuérdese también de la zanfona)

Germán Díaz y Fernando Fuentes
enlaces :
Germán Díaz en Va-Web
Germán Díaz web oficial
Fernando Fuentes, Producciones efímeras web

volver a noticia ZP y los músicos ... o a la crónica de Dead Capo Moncloa Sound System


. xptSgA ... rEvistA ... discKreto ... VA-Web .