ENTREVISTA CON JUAN ABARCA DE MAMÁ LADILLA
festival MEDINA SONORA, 26-8-2006

mama ladilla


¿Cómo se os ocurrió en su día el nombre del grupo?
Pues por una tontería muy larga de contar, pero venga, te lo cuento. Un colega pilló ladillas, le picaba sólo en un sitio un día, y dijo “ahí está la mama”. Y al día siguiente le picaba por todas partes, y por esa gilipollez, yo asocié las palabras y digo “uy, qué bonito” y de una lista larga de nombres, pues ese se quedó.

De vuestros discos, ¿estáis satisfechos con alguno en concreto más que con otros u os sentís más identificados?
Yo con todos por igual. Cada uno es de un momento.

Se han oído críticas de todo tipo de vuestros conciertos. ¿Cómo las acatáis?
Hace años mal, pero ahora ya muy bien. Yo, llega un momento que ya me da un poco igual.
¿Y ahora son mejores o sigue habiendo de lo mismo?
Hombre, de los conciertos yo casi nunca he oído críticas demasiado malas. Ha habido gente a la que no le gusta la música, pero en general, suelen decir que tocamos bien. Y nos sentimos muy halagados.

¿Tenéis mucha dificultad para tocar cosas que grabáis en estudio con más pistas, doblajes de guitarras o cosas de estas? ¿Os apañáis bien?
Para tocarlo luego en directo, a veces mejor y a veces peor, pero bueno, solemos tocar en directo las que mejor funcionan, a pesar de recording y de lo que haga falta. Y las que están sepultadas en mil chuminadas, pues las dejamos ahí, quizás las grabamos ya directamente pensando que no las vamos a tocar en directo.

mama ladilla
Después de tantos discos y tantos años, ¿os cuesta mucho seguir hoy en día?
No, al revés, ahora ya recogemos un poco el fruto de lo que hemos hecho. Estamos más cansados y más mayorcitos, y a mí me cuesta más tocar deprisa y cargar los amplis, y todas esas cosas, pero lo que es organizar un concierto, ir, venir, ensayarlo, está muy trillado ya, y muy fluido.
¿Podéis dedicaros sólo a la música o necesitáis otros curres?
Necesitamos otros curres de siempre. Aunque en los últimos años ha ido un poquito mejor, y ahora mismo estamos casi al borde de poder vivir de esto, lo que pasa es que eso puede durar unos años, o no, y luego se acaba seguro.
¿Qué opináis de la piratería?
Es que esa palabra me la tienes que definir porque he oído tantas cosas distintas que ya no sé qué decir.
El que graben tus discos la gente en vez de comprarles.
Me parece bien que lo graben, y luego aparte, si otra gente compra o no compra, también me parece bien, o sea, lo considero dos cosas separadas. Siempre hemos grabado cintas y tal… Ahora, pues hay más catálogo, digamos, disponible y eso no puede ser más que bueno.

¿Os cuesta mucho escribir vuestras canciones?
Unas más, otras menos. Yo le doy mucho al coco todo el rato, y los ratos que me aburro, pues me dedico a “dorar la píldora” a determinadas canciones, o si acabo una me meto con otra. Siempre estoy con la cabeza bullendo pero algunas las hago en un ratito y otras en meses, a lo mejor.
¿Y recordarlas en directo después qué tal?
Bien, porque cuando ya un camino por enrevesado que sea lo has andado muchas veces se te queda ahí, de hecho, tienes memoria libre para muchas más.
Sobre las letras, muchas tienen mucho odio y mucho desprecio, ¿vosotros sois así? ¿De dónde os surge el hacer letras de ese tipo?

Para nada, ya lo ves. Supongo que hay una parte de mierda que se queda parada en el alma y que tienes que soltarla por algún sitio. La parte oscura tienes que soltarla, pero yo creo que en mi caso, no sé por qué, suelto tanta mierda, pero luego soy bastante de otra manera distinta. El porqué no lo sé.
¿Y por ello habéis tenido algún tipo de censura o problemas alguna vez?

No, censura, no. Hay alguna que otra que sí que ha desagradado muchísimo a alguna persona, y a lo mejor me lo ha dicho y me tengo que cortar un poquito, según dónde y cómo. O sea, algún toque de atención sí que ha habido, pero poco. Yo creo que casi todas son de puro cachondeo, doble sentido, y creo que no es muy para tener en cuenta, ni cuando estemos diciendo las mayores burradas. Son como poesías locas y absurdas.

Sobre la canción de “Hijoputa”, ¿cómo fue la experiencia de meter todas las voces?
Yo cantaba en un coro, y logré convencer a varios del coro que se vinieran, lo que pasa es que no eran tantos como se oye. Lo que hicimos fue repetirlo, pero la experiencia fue bastante divertida.
¿Y sobre otras colaboraciones? ¿Habéis tenido muchas? ¿Lo veis una parte importante a la hora de hacer discos?

No, pocas. Suele hacernos falta algún teclado para algún detallito que nos hace gracia y a veces le ha tocado algún profesional considerado amigo o estaba a mano, o a veces lo hemos tocado nosotros mismos en plan muy facilito. Y luego ha habido cosas como en el último disco, que el técnico tocaba la trompeta y le dijimos: “coño, tócate un par de notas”. Pero colaboraciones de estas de entre grupos no nos llama mucho la atención, aunque hemos hecho algunas para otros grupos cuando nos han llamado, pero llamar nosotros no es algo que nos haya surgido nunca.

¿Cuál ha sido vuestro mejor momento? ¿O algún concierto en concreto que destacaras?
Pues ahora mismo, y éste mismo de hoy. El momento de cada día.

mama ladilla

¿Conocíais este festival?
Si, además había habido alguna intentona, yo creo, en años anteriores, que no había cuajado.
¿Qué os ha parecido? ¿Habéis visto algún grupo? ¿El ambiente y eso?
Estupendo. Hemos visto el ambiente, hemos visto parte de algunos grupos, desde detrás del escenario o desde delante y ha estado bastante entretenido. Los grupos molan, y el ambiente molaba también.

Háblanos algo sobre Engendro, ¿cómo va la cosa ahora? ¿Qué andáis haciendo?
Bien. Estamos tocando en Madrid de vez en cuando. Una, dos o tres veces al mes, y nos echamos unas risas. Vamos renovando mucho el repertorio porque somos muy fáciles de renovar, y pasamos el rato, no viene mucho público ni nos da mucho dinero, pero los ratos son tremendos. Y también a mí me da un poco de desahogo de hacer otra cosa más bajita, en la que se puede ensayar sin equipos de voces, y cosas de esas. Otro punto de vista, otros músicos…
¿Seguís con versiones o hacéis algo propio ya?
Engendro sólo versiones. Ahora tengo poco tiempo para componer. Lo que hago es destrozar cualquier canción, que se hace rapidito, y paso, otra, otra. Pero sentarme a componer algo sólido me cuesta un huevo, porque estoy liado. La familia, el trabajo...

Y por último, ¿qué te parece aquel tío que está durmiendo en un banco con la panza al aire?
Habla con su sola presencia

 

Entrevista realizada por los Rústikos
fotos de Davide Izquierdo

valladolidwebmusical****entrevistas