.

Hace exactamente dos meses, Coque Malla, el incombustible y otrora líder de los míticos RONALDOS se acercaba a Valladolid para demostrar en directo lo bien que puede llegar a sonar su nuevo trabajo en solitario "La Hora de los Gigantes".

 

A la hora pactada con Txisco, manager de Coque Malla en esta gira, llegamos al paraninfo del Palacio de Congresos Conde Ansúrez, donde ya estaba casi todo el escenario preparado y quedaban pocos minutos para que comenzara la prueba de sonido.

Tras unos interminables minutos de nervios, ha aparecido el legendario Coque Malla, ataviado con jersey gris de cuello alto y chupa de cuero negra. Por fin uno de nuestros sueños musicales iba a cumplirse: entrevistar a uno de los rockeros más interesantes e inimitables de la escena musical española, admirado por nosotros desde sus inicios, a finales de los '80.

Tras la entrevista para televisión, en la que parecía estar algo incómodo o quizás algo desorientado con alguna de las preguntas, se ha sentado para responder a nuestra pequeña entrevista (el tiempo era más que limitado) y para charlar, que era de lo que realmente se trataba.

Su actitud ante nuestras preguntas ha sido muy cercana, relajado en la silla y quitándose sus gafas de sol.
 

 

Pregunta- En esta gira, en los conciertos que llevas, ¿qué estás sintiendo al subirte al escenario? ¿alguna novedad respecto a anteriores giras?

Respuesta- Sí, sí. La verdad es que cada vez es más intenso. Yo no sé qué está pasando. Seguramente es el rodaje. Llevamos ya un montón de conciertos Nico y yo.

Bueno, los últimos acontecimientos, de todo tipo, tienen que ver, porque al final estamos hablando de emociones.

P- Sobre todo lo de estar "dos en el escenario", que casi suena a western…

R- Sí, dos en el escenario. El hecho de tocar en acústico es una escuela muy grande; eres totalmente libre. No tienes un batería, un bajista, y puedes improvisar un poco… pero aquí puedes imrpovisar todo. Puedes hacer lo que quieras con la canción, con la melodía, con el tempo… eso te da una libertad muy especial que te hace aprender un montón de cosas.

P- No es mi intención preguntarte en exceso por LOS RONALDOS, pero lo cierto es que es un tema muy actual. Os habeis subido al escenario hace un par de años y quería preguntarte si esa vuelta ha representado una "mini vuelta", un "mini expermiento" o una "mini prueba" de que podíais hacerlo.

Coque escucha la pregunta relajado saboreando una copa de vino de la tierra. Pensando profundamente sobre la pregunta, responde:

R- No sé. Viéndolo ahora con perspectiva yo creo que lo que ha significado y por lo que en el fondo, incoscientemente, lo hemos hecho ha sido como para tener la despedida, el cierre y una fiesta final que se merecía esta banda y que no había tenido.

La primera vez que nos despedimos, nos separamos de una forma un poco rara; no con mal rollo, no tirándonos los trastos a la cabeza, pero nos despedimos de una forma un poco silenciosa y extraña, y además no estaba Ricardo, que era el batería original.

Y entonces, esos tres años (de gira de reunión) han sido como una fiesta final alucinante, con Ricardo, las salas llenas, el buen rollo entre nosotros… Hemos hecho cuatro canciones nuevas estupendas. Ha sido como un ciere, un lazo final. Ese ha sido el sentido final.

P- De hecho, nosotros estuvimos en vuestro concierto de Músicos en la Naturaleza y se os veía disfrutando…

R- Claro, es que eso que he dicho antes es si le buscamos una razón (a la reunión de la banda) pero también podemos no buscarle ninguna razón y lo que ocurrió es que simplemente por la casualidad nos subimos un día al escenario; flipamos de cómo tocábamos juntos y decidimos tocar juntos y lo quisimos hacer durante tres años.

 

P- Ahora te haremos una batería de preguntas directas, de respuesta muy corta pero, a la vez, bastante comprometedora. ¿Sexo, drogas o rock'n'roll?

Coque se ríe. Luego, repensando la pregunta un poco, responde:

R- Ahora mismo sexo, ¿pero las drogas? – se pregunta a sí mismo como no queriendo creer que está desechando alguno de los tres elementos básicos en la alquimia de todo rockero.

Yo creo que las tres, así, con la edad, uno aprende a poner cada una en su justa medida.

Mirando la copa que sostiene en la mano, comenta:

Ahora me he ido más al vino…

Con tono y mirada irónicos, suelta un posible eslogan:

¡Sexo, vino y rock'n'roll!.

P- Eso está muy bien; eso pega mucho aquí (risas). Por cierto, ¿funk o punk? lo pregunto sobre todo por la aparente contraposición entre los primeros álbumes de LOS RONALDOS y aquel famoso "Idiota".

R- Bueno, he escuchado más funk… y soy más fan del funk que del punk, pero hay mucho punk en esos años; hay cosas muy muy potentes.

Sobre todo que (los setenta) fue un momento tan importante para la música, no solo los Pistols y el "God Save the Queen", sino que hay hubo un tsunami musical que lo cambió todo, porque el punk no son solo los Sex Pistols…

Coque continúa hablando, y demostrando sus amplios conocimientos musicales.

Graham Parker, Elvis Costello, Los Ramones, los Talkin Heads… hay mucho ahí… el punk intelectual.

P- ¿Sonido o actitud?

Coque no duda un instante y, con tono de total seguridad responde:

R- Sonido. La actitud así solo…sin sonido -moviendo la cabeza como rechazando la idea- pero sonido sin actitud sí. Sonido y actitud ya es la hostia.

P- ¿Letras o acordes?

R- Muy buena pregunta. Melodías (sonríe). No lo sé…

Yo, por ejemplo, ahora estoy descubriendo muchos acordes nuevos, es decir, armonías nuevas. Estoy probando a hacer canciones con armonía complejas que nunca había hecho. Casi siempre he hecho canciones de tres o cuatro arcordes, acordes mayores, menores. Estoy haciendo un montón de canciones con acordes muy alterados y la verdad es que es estupendo.

P- En "La Hora de los Gigantes" ya se percibe algo de eso.

R- Sí, pero en las nuevas canciones más todavía.

P- ¿Podría incluso decirse que el creador, cuando madura, tiende a irse más hacia el jazz o eso es mucho decir?

R- ¿Al jazz? bueno, eso ya es mucho decir. Estoy escuchando jazz; estoy escuchando todo tipo de música, como bandas sonoras, etc, pero tanto como que vaya yo a hacer ahora jazz, no.

P- ¿Sonido británico o sonido americano?

R- Yo creo que británico. Hay americanos ilustres, maravillosos, pero si hago un repaso a mi música favorita…

En ese momento duda; le viene a la mente un montón de buena música americana…

Claro, es que ahora me viene a la cabeza Aretha Franklin…yo que sé. ¿Es mejor David Bowie que Aretha Franklin?

P- Al menos tendrás claro que Gibson hasta el final…

R- Sí -sonríe- Gibson hasta el final.

P- Respecto a los nuevos temas que estás componiendo, ¿siguen la línea de los actuales o notas que te estás yendo por los cerros de Úbeda?

R- Bueno, hay ahí una continuidad; no sé muy bien exactamente en qué pero, como te decía antes, es bastante más complejo armónicamente y yo creo que las letras han mejorado muchísimo.

P- A mí las de ahora ya me gustaban. No son tan adolescentes como con RONALDOS.

R- Bueno, ya las letras de "Sueños" no eran tan adolescentes.

P- ¿Envejecer como Bono o envejecer como Springsteen?

R- Hombre, entre Bono y Springsteen, me quedo con Springsteen. Pero se me ocurren otros.
El otro día ví a Jerry Lee Lewis, por ejemplo, y yo quiero cantar como él cuando tenga esa edad y cuando esté tan hecho mierda, porque está hecho mierda. Está así -Coque comienza a imitar los lentos y frankestenianos movimientos de Jerry- gordo, hinchado, no se puede mover pero hace "you shake my nerves and you rattle my brain..." y se te va la olla.

Yo quiero tener ese "swing" cuando tenga su edad -apostilla.

P- ¿Hay algún disco que estés escuchando actualmente y que te guste un montón? no hablamos de influencias, simplemente de algo que estés escuchando actualmente.

R- Bueno, sí, estoy escuchando casi a niveles enfermizos, los últimos discos, especialmente el último, que creo que es el que más me gusta, del gran genio, maestro -el rostro de Coque se ilumina al describir a este autor y quizás por primera vez en la entrevista le vemos realmente apasionado con una respuesta- la última adquisición para mi corazón y mi alma es Richard Hawley. Y está ejerciendo una influencia muy importante.

Yo creo que el disco nuevo va a tener mucho que ver con él, si no en lo musical, en las letras en la melodía, sí en lo espiritual.

Sin duda, es éste momento el más intenso de la entrevista. Coque gesticula mientras habla con la mirada perdida en el infinito.

Es un romántico empedernido, creo que yo también, y va a ser un disco profundamente romántico; en gran parte, por Richard Hawley.

Va a haber violines, y va a haber trompas y va ha haber emoción, esa emoción que transmite Richard Hawley en sus discos.

Tras esta descripción tan apasionada del sonido de Hawley y del sonido que presumiblemente tendrá el nuevo trabajo de Coque, nos invaden unas ganas locas de tener ya en nuestras manos el siguiente álbum.

 

En ese momento, Txisco nos avisa de que la entrevista debe terminar para que Coque pueda ir a la prueba de sonido, por lo que decido pedirle, en vez de una respuesta, una pregunta.

P- Jim Morrisson dijo que "creo que las entrevistas son la nueva forma del arte. Creo que la autoentrevista es la esencia de la creatividad. Hacerte preguntas a ti mismo y tratar de encontrar respuestas" y ¿qué pregunta te harías en esta entrevista? algo que realmente te hubiera gustado que te hubieran preguntado.

R- ¿Qué pregunta me haría? Soy muy lento para esas cosas. Hay gente muy rápida que daría una respuesta inmediata.

Además, me mirais todos…(risas). No lo sé. Lo dejamos para otra ocasión. ¿Me aceptas el reto?

P- No sé si coincidiremos otra vez en Valladolid, y si no, ya estaremos por Madrid…

R- Vale.

 

Coque Maya. Palacio Congresos. 24-03-2010. Valladolid

 

valladolidwebmusical::::::entrevistas

.