(Mushroom Pillow,2007)


Ya se echaba de menos un nuevo disco de La Costa Brava, y es que después del vertiginoso ritmo al que nos habían acostumbrado, estos dos años de espera se han convertido en una eternidad. Bueno, durante esa espera tampoco es que hayan estado ociosos, Sergio Algora se sigue dedicando a la literatura con varios proyectos (poesía, novela, charlas) y Fran se ha tomado más en serio su proyecto en solitario como Nixon con un notable disco de debut (Es perfecta) el pasado año en el sello Siesta. Además la formación ha sufrido algunas variaciones en este tiempo, sus cabezas visibles (Fran y Sergio) continúan, Dani Garuz lo dejó para dedicarse a su proyecto en solitario Da, luego se dio de baja Eloy, y se ha incorporado a la formación Ricardo Vicente (exTachenko).

Velocidad de Crucero supone su sexto trabajo en cinco años (casi nada), grabado y producido por Paco Loco en sus estudios del Puerto de Santa María en Cádiz con el que tienen gran confianza ya que con él han grabado otros discos de La Costa Brava o Australian Blonde, grupo del que es guitarrista. Seguramente no sea su mejor trabajo pero si es el que mejor suena, se nota que le han dedicado más tiempo y esfuerzo a la grabación con un sonido más limpio, arreglos cuidados y ciertos detalles que llaman la atención como el tratamiento de algunas baterías que se acercan a los sonidos de los años 60.

El resultado final es una buena colección de canciones, este el mejor argumento que se puede esgrimir ya que, al igual que en sus cinco compactos precedentes, la banda no funciona como tal y cada uno de sus miembros va por separado con sus diferentes personalidades y modos de entender la música, con lo que el resultado termina siendo muy heterogéneo. Esta particularidad resulta bastante atractiva pues hace que los discos de La Costa Brava resulten muy poco monótonos, pero también corren el riesgo de no llegar nunca a un disco redondo de principio a fin por no tener una línea claramente definida.

Fran sigue creciendo, bien, no sabemos hasta donde puede llegar, en el disco está muy grande, no me atrevo a destacar ninguna de sus canciones sobre las demás, además de ser hoy por hoy uno de los mejores letristas en castellano de nuestro país. Por el contrario a Sergio le han comido la merienda, su presencia es mucho menor que en otros trabajos de La Costa Brava y exceptuando Justicia Poetica no me ha terminado de convencer, creo que su escritura automática no vive uno de sus mejores momentos. Y por otro lado Richi aporta algunas buenas canciones, destacando Amor Bajo Cero, sin duda una de las mejores del disco.

En definitiva, mejor sonido, buenos arreglos, un puñado de buenas canciones y la variedad de sonidos al tocar bastantes palos diferentes: grupos españoles de los sesenta (El Hombre que Perdió los Papeles), música disco (Olímpicos), powerpop (Hospital), pop francés (Dispositivo), etc. Seguro que es uno de los mejores discos de lo que va de año pero se me queda pequeño, aunque me queda el consuelo de que van a seguir creciendo.

Por: Tomodachi-san



más info sobre La Costa brava en valladolidwebmusical:
reseña cd 2005
***entrevista 2007


otros discos

valladolidwebmusical