LA SONRISA INVERTIDA

Precipicios donde nunca debí sentarme

Desde Aranda de Duero nos llega el segundo cd de una banda que nació en el año 2006 pero que se ha movido bastante pues en sus menos de dos años de existencia han tocado en numerosas ocasiones y han grabado dos trabajos. Y ya están pensando en un tercero para el 2008. El estilo que practican es rock/metal gótico si es que se le puede poner etiquetas a la música. Nueve temas componen el disco "Precipicios donde nunca debí sentarme" todos ellos cargados de melodías oscuras, atmósferas agobiantes pero con un tinte de optimismo en las letras. Sus dos voces, masculina y femenina se contraponen durante todo el trabajo y mientras que la de Rubén le da un toque duro, abrupto y desgarrado la de Cristina suaviza, dulcifica.

Lo han grabado en su propio estudio sin que esto le reste calidad, aunque claro, no es el sonido de un estudio profesional lo que se aprecia sobre todo en una falta de contundencia y de algo más de empaque. Sus influencias van desde el gótico de los 90 hasta el hard rock de los 70 como proclaman ellos mismos.

Con la intro "Riviel" que resulta un tanto chirriante da comienzo este "Precipicios donde nunca debí sentarme". Sorprende porque no es un inicio muy musical sino algo molesto e incómodo. Asi nos vamos preparando para "No me conoces" donde descubrimos que la voz de Rubén en algunos tramos nos recuerda a otros cantantes de muy diferente estilo como Raphael o Enrique Bunbury, salvando las distancias, claro.

"Mi enfermedad" cuenta con gran protagonismo del teclado tanto al principio como al final del corte aunque la guitarra durante el solo realiza un buen trabajo. Estribillo pegadizo en el que Cristina agudiza su voz para darle un aire más agobiante.

"Termitas" tiene un aire hard rockero en cuanto a la guitarra y un toque alegre en los primeros compases que se contrapone totalmente con la voz que es muy gutural. Tema lento, como arrastrando el sonido en ciertas partes y con orquestaciones por parte del teclado. "Efectos Boomerang" es una canción en la que las voces de Rubén y Cristina se entremezclan durante casi todo el tema y en la que sobre todo la voz masculina demuestra una gran cantidad de registros pues va desde un tono más dulce hasta los sonidos más guturales. "Me da miedo tu mirada" se inicia con una guitarra prácticamente acústica en la que se intercalan golpes de todos los instrumentos como sucederá a lo largo de todo el tema. La voz es muy grave y el bajo remarca esta sensación. Cambios de ritmo y de ambiente, del más oscuro hasta el más melancólico.
Es un disco difícil en la primera escucha sobre todo para los que no estén acostumbrados a estos estilos alejados del heavy más clásico pero con un par de escuchas descubrirás los matices y antes de que te des cuenta estarás cantando sus estribillos.

Precipicios donde nunca debí sentarme:

1- Riviel
2- No me conoces
3- Mi enfermedad
4- Termitas
5- La jaula de Faraday
6- Efecto Boomerang
7- Exclusivo
8- Me da miedo tu mirada
9- Plutón

La Sonrisa Invertida son:

Rubén: guitarra y voz
Cristina: voz
Blanca: teclados
Fernando: bajo
Miguel: batería

 

 

 

Crítica hecha por Skaidana (Noviembre 2007)

Volver a discos

Crónicas

Volver a ValladolidWebMusical