El Mundo Según

SR. CHINARRO    
Ed. Mushroom Pillow (2006)

Cuando hace unos meses comenzamos a escuchar, en algunos directos del Sr.Chinarro, algunas de las nuevas canciones que ahora se incluyen en El Mundo Según (mushroom pillow,06) pues como que no nos parecieron muy alentadoras. Quizás, omniscientes como estábamos todos después del peazo de disco que se marcó Antonio Luque con su anterior El Fuego Amigo (el ejército rojo,05), no encontrábamos la luz melódica que con tanto tino se había impuesto en la digestiva hoguera. Retazos sonoros que escuchamos en su día ("Esplendor en la hierba","Militar" o "No dispares" ) y que arreglados con gusto y tan vestidos de domingo como han quedado han ganado enteros y belleza en los más de 39 minutos que dura el trabajo.

Con El Mundo Según se cambiaban cosas. Nuevo productor (Jordi Gil) y una nueva banda de grabación (ya veremos si también será de apoyo en la consiguiente gira). Tres escuchas después, pausadas y rebobinando el disco en algunos temas, hemos retenido sobre el papel del word algunos de sus versos; de nuevo brillantes, como novelas cotidianas, llenos de 'sencillos' circunloquios, con metáforas hirientes y con esa pizca de costumbrismo cercano que tan bien impone Luque en sus obras. Temas decorados con cal y flores rojas:


esperando la cuenta

“Ya están puestas las puertas del campo.
Ya la sangre manchó los manteles
Ya está bien de camisas de cuadros
Ya la carne se ató con cordeles”

cantá en Ni lo sé ni lo quiero pensar.

“Asomados a la vega, tú y yo.
Me da risa tu discurso comunista.
Pasará un avión de guerra por Morón
Y se nos olvidará... y vuela un punto de tu vista.”

recita en No Dispares .

 


la jugada perfecta


No hay grandes cambios si comparamos rápidamente El Mundo Según con su predecesor más cercano: melodías recuperadas y con peso específico en todo el conjunto, producción limpia y que enfatiza y da un colorido especial tanto a la voz como a todo el conjunto, alegría contenida, etc.


La oscuridad que nos marcó en La Primera Ópera Envasada al Vacío (acuarela,01) se pierde en la lejanía, y lo que empezó a vislumbrarse en El Ventrílocuo de si Mismo (acuarela,03) se ha marcado en el cerebelo de Antonio como línea a seguir. Y nosotros, sus seguidores, nos podemos vanagloriar por ello.

musikas


otros discos

valladolid web musical