ATLAS "ATLAS". Santo grial

De la unión de varios grandes de la música de este país surge una nueva formación: ATLAS. Un proyecto grande, importante y que no tiene nada que ver con una reunión de viejas glorias. Atlas es un grupo nacido para ganar, para triunfar con un primer disco que ya quisieran firmar un montón de bandas. Como dice Óscar de Lujuria, en la hoja de presentación de Atlas para la prensa, ha nacido un titán, un gigante que sostendrá sobre sus espaldas nuestro rock y lo mantendrá bien alto. Y es que Atlas es un ser mitológico que fue castigado a sostener la bóveda celeste y la tierra sobre su lomo.

Y casi mitológica es la historia de los miembros de Atlas porque el grupo está formado por Manolo Arias a la guitarra que ya fue el encargado de las 6 cuerdas en Ñu, Muro, Bella Bestia o Niágara. También en Niágara estuvo su hermano Ángel Arias que también participó en Barón Rojo o Tritón como bajista, lugar que ocupa también en Atlas. Otro ex-Niágara es el batería José Martos, que en su trayectoria ha estado en Barón Rojo o Tritón. De la voz se encarga Ignacio Prieto, quizás el menos conocido, pero que ya ha liderado Reina de Corazones o Eden Lost.

Y con toda esta experiencia nos ofrecen un trabajo fresco, directo, elegante, con un regusto clásico pero muy actual también. Su estilo es un hard rock de calidad que desarrollan a lo largo de catorce temas cantados en castellano en los que no sobra ni falta una nota. Con esto quiero decir que no aburren ni por un momento, que los solos no se alargan innecesariamente, que no quieren imponernos su virtuosismo con cortes largos en los que solo importa el lucimiento del músico. De hecho, otro punto que destaca es que los instrumentos suenan equilibrados sin que ninguno destaque por encima de otro y con mucho peso para cada uno de ellos. En cuanto a las influencias se perciben detalles de Whitesnake, Sangre Azul o Barón Rojo.

La producción ha corrigo a cargo de Manolo Arias y la masterización se ha realizado en los estudios Finnvox por Mikka Jussila. La portada es el logo de la banda sostenido por un Atlante, un Atlas... quizás un tanto sosa y sin mostrar claramente el título del disco, porque aunque sea el mismo que el del grupo, queda mejor que aparezca.

El disco comienza con una intro y uno de los temas punteros "Unidos", cargado de fuerza y velocidad con buenos riffs de guitarra. En su letra Atlas nos dicen que la música es su pasión y que nunca la dejarán. La voz empieza profunda, grave para dejar paso a una melodía más rasgada acompañada, como a lo largo de todo el cd de unos buenísimos coros. En línea reivindicativa le sigue "Generación sin miedo a vivir" una canción con ritmo de carretera, de esas que apetece escuchar mientras vas al volante. Estribillo pegadizo y batería interesante. Y es que hay un grupo de canciones que mantienen el espíritu de manifestarse contra lo establecido con frases tan contundentes como "No seré uno más del rebaño que quieren formar" "Quieren borrar nuestros derechos y ser dueños de nuestras vidas", "Veo un mundo con falta de libertad. Que alguien lo detenga para que yo me pueda bajar.".

En esta onda está "Nosotros somos la revolución", de toque ochentero, con una base rítmica muy potente y un trabajo de guitarra excelente en el que se van desgranando notas y sonidos cargados de sentimiento. Seguro que se convierte en un himno en sus directos. También se puede incluir en este grupo "El imperio de la ley" de ritmo más pesado y sonido más oscuro. "No necesito a nadie" es más rockero con la guitarra limpia y la voz entre suave y desgarrada. Cambios de ritmo y silencios para uno de las canciones más pegadizas. "2.040 (el Mundo que hemos conocido)" lleva el asunto más allá y nos plantea como será nuestra existencia dentro de 31 años. Con la sirenas que anuncian bombas, las ambulancias y el grito de Ignacio empieza este corte, quizás el más heavy del disco con riffs cabalgantes y batería a toda velocidad.

"Una nueva oportunidad" es también canción de conducir con un regusto a lo Whitesnake. "Siempre hasta el final" me recuerda a Europe en cuanto al ritmo, al estilo de la voz, de la guitarra. Y si hablamos de temas de carretera "Sin descanso hasta el amanecer" y "Adicto a la carretera" son los mejores ejemplos del disco, rockeras a tope, de voz cambiante y estribillo que se pega.

Pero también hay canciones más sentimentales como "Demasiado bueno para durar", en claro homenaje a Sangre Azul. Medio tiempo melódico, de buena composición y voz suave y sensual. Se podría incluir en esta división "Condenado loco" con una guitarra a lo Van Halen. Y para cerrar el disco, otra balada que deja un gran sabor de boca, una letra con la que todos nos hemos sentido identificados alguna vez. En plan acústico y con diversos registros en la melodía vocal nos ofrecen "¿Quién no ha sido un perdedor?".

Desde luego este es el primer disco de Atlas pero se notan los años de experiencia, de buen hacer que caracterizan a todos sus miembros porque les ha salido un disco genial, cargado de temazos que no podrás parar de escuchar.

Temas:

Intro
Unidos
Generación sin miedo a vivir
Somos la revolución
Imperio de la ley
Demasiado bueno para durar
No necesito a nadie
Condenado loco
2040
Una nueva oportunidad
Siempre hasta el final
Sin descanso hasta el amanecer
Adicto
Quién no ha sido un perdedor

Formación:

Jose Martos: batería

Ángel Arias: bajista

Manolo Arias: guitarra

Ignacio Prieto : cantante

web oficial:

 

 

 

Reseña de Skaidana (Enero 2009)

Volver a discos

Crónicas

Volver a ValladolidWebMusical