LOS WRAYAJOS. A PIÑÓN FIJO (Cd. 2009)
 
   

L

Los Wrayajos.
Un grupo instro surf. Un grupo de rockandroll. Un grupo en el que canta el batería.
De Segovia. Cuatro.
Qué más… disco nuevo. Se llama “A piñón fijo”.
Me pongo a pelar el cd. Primero busco la tira que se supone que tiene la función de abre-fácil. Por supuesto no la encuentro. Muerdo las esquinas, blasfemo un poco y por fin puedo abrirlo. Mola la portada, mola lo de dentro, y mola sobre todo un lema: “Estar tranquilos nos pone nerviosos”.
13 canciones. Cada una con su imagen y letra (en caso de tenerla) en el libreto.

La primera es RADAR. Potencia. La potencia sin control no sirve de nada, pero mola que te cagas. Lo tenía que decir. Se me ha ocurrido antes en el coche escuchándola y me he reído un rato yo solo. Soy así de simple. Tiene un rollo James Bond. James Bond submarino, como el videojuego. Se tiraba James Bond al agua y le salían las gafas y las aletas; ¿O eso era al mono Toki? Sí, mejor Toki. Este tema es muy de ser un mono y matar a escupitajos a lagartos, tortugas y tiburones.

A PIÑÓN FIJO. La canción que da título al disco. Empieza con un teclado o un sintetizador, tipo sintonía de la vuelta a ciclista a España 87’, por ejemplo; o tipo Rodrigo Muñoz ha perdido el juicio y se ha currado estas programaciones. Este tema tiene voz. Manolo Madrigal grita sobre su pasado como ciclista, y lamenta haber conocido el dopaje. “Yo era feliz subido en mi Orbea, hasta que llegó la farmacopea” Cojonuda.

NAUTILUS. Instrumental. También te hace pensar en acción submarina, pero no me ha dado tanto rollo acuático como Radar, que debería llamarse Sónar, jijiji, qué cachondo soy.

HISTORIAS DEL PIN BALL. Gran canción sobre broncas en salones recreativos. Y mejor videoclip. Consulten sus youtubes y alucinen con el encargado del salón.

MALGASTO. Instrumental con la colaboración al trombón de José Luis Moradillo. Empieza con unos acordes. Creo que es el mismo siempre. Eso me gusta. Chan, chan, chan... Luego melodía surfera y reverberación. Cuando la tocan, su imagen se vuelve doble. O triple.

DISPARÉ AL MAYORDOMO. El drama western de un mayordomo fallecido en extrañas circunstancias. Se encontró su cadáver en el umbral de la puerta del dormitorio de su jefe, con dos huevos fritos estrellados en la frente. La versión oficial apunta a un posible disparo del jefe, asustado porque su sirviente entró sin llamar. Sin embargo, otras fuentes (vecinas, gente que se inventa cosas, etc.), apuntan a un más que probable crimen pasional por desavenencias en una relación que iba más allá de lo estrictamente profesional. Lo de los huevos fritos e incluso la propia canción no son más que burdas coartadas.

CANTINELA. Instrumental. Junto con “Malgasto” me parece la más surfera. Tiene algo triste que me gusta. Es como esas tías que tienen los ojos como si siempre estuvieran a punto de llorar. No sé por qué, pero me ponen.

YA VOY. También instrumental. Los diez primeros segundos de esta canción me gustan bastante más que bastantes discos enteros. Me recuerda a los Enemigos.

Se hacen un par de versiones. “Por qué te vas”, que cantaba Jeannette (Manolo Madrigal la canta con la misma dulzura pero con más cojones); y “One Step Beyond”, pipipiiiii, piripiripipiripiiiii…

PASTELITO. Cierra el cd un regalo. Más bien un regalito. Un pastelito relleno de crema ideal para compartir entre hermanas, y para disfrutarlo en cualquier momento y lugar. Esta casi mejor es que la oigáis.

Gran disco y gran grupo.
Fin.

S. Carabias.

WEB OFICIAL

EN VA_WEB