IRREVERENCE: SUICIDAL RETURN

 
 

 

Acabo de conseguir el segundo, y último hasta la fecha, CD de los héroes del metal extremo vallisoletano Irreverence. A pesar de que haya incidido en su carácter local, lo cierto es que su proyección llega bastante más allá, y si por mi fuera, yo les colocaría entre la aristocracia más selecta del metal europeo. Así como suena…si no fuera por lo exiguo de su discografía, tan solo dos CDs, uno de 12 y otro de 20 minutos…que me sabe a casi nada, y yo quiero más.

En su primera grabación del 2004, Unleashing the beast, ya se aprecia un estilo bastante definido, amén de una buena producción, una presentación decente y un set muy currado de cuatro temas de Black – Death incluída una acojonante versión del Christ Dethroned de los suecos Luciferion. En su segundo trabajo, y que es tema de esta crítica, Suicidal Return, el estilo es prácticamente el mismo aunque quizá se aprecia una evolución hacia el Thrash Death, o al Death sin más, siempre dentro de un estilo europeo y más deudor de la segunda generación de bandas Death alemanas y escandinavas como Hypocrisy, Atrocity o los ya citados Luciferion que del origen mismo del Death y de los grupos de Florida de finales de los 80 como Death, Obituary y demás.

Suicidal Return es un disco denso, a pesar de su escasa duración, bien producido, atmosférico y muy técnico. Además el grupo hace gala de una intensidad y de una fuerza que te lleva a lo largo de los cinco temas como en una especie de trance que hace del disco un asunto ameno y para nada monótono. Si digo técnico hablo de la calidad instrumental de sus componentes. En mi opinión, lo más destacable es la batería de Ancestor, muy técnica y versátil, y la voz de Probos, ruda y atronadora - la verdad, es que se come el disco él solo -. Realmente todos ellos son excepcionales, y más si hablamos de grupos españoles, en donde la calidad técnica muchas veces brilla por su ausencia, y a veces, la verdad, da hasta de vergüenza ajena.

Los dos guitarristas son increíbles, y son además los que realmente crean la atmósfera tan característica del sonido Irreverence, que sin teclados de ningún tipo logran crean esa magia irreal que tienen algunos grupos de metal extremo; no os perdais el solo de la primera canción del CD, Suicidal Return -. En cuanto al bajo, instrumento de poco lucimiento en general en Death y en el Thrash, en nuestro caso, tenemos a Mjollnir, que demuestra con creces su técnica. Solo tienes que escuchar The Death Carrier, el segundo corte del Unleashing the beast.

Un disco por tanto imprescindible dentro del Death español. Lo único que me queda por decir es que espero que saquen más material pronto, algún disco largo o así, y también que espero verlos cuanto antes en directo.

Más cosas: dicción en inglés muy currada y letras interesantes, no las típicas de machetazo en plan gore y ya está. A parte, la presentación del disco y la portada es increíble.

Nada más me queda por decir, y si acaso se merecieran algún comentario crítico respecto a su estilo extremo es precisamente eso, que si no estás muy acostumbrado a este tipo de metal y eres de los del Hard Rock de toda la vida, pues mejor
dejarlo.

El resto…¡a gozar!

Nota: 9´5/10

Lista de canciones: 01.Suicidal Return. 02.Gates of Doom. 03. Lieutenant of Fear. 04.Heresy. 05.The Rising.

Witchfinder, diciembre 2010

 
 
valladolidwebmusical*********grabaciones