MARLENNE. "Kailash". Prod. malditas

Marlene es un grupo cántabro de metal melódico. Tras dos trabajos autoeditados, los de Torrelavega se decidieron ha grabar en los estudios Oasis de Madrid un tercer disco con el que asentarse en el panorama rockero nacional, y para ello contaron con Jorge Escobedo como productor. Kailash es el título de éste, su tercer trabajo. Kailash es el nombre de una montaña sagrada del Tíbet, y como la música es sagrada para Marlenne, decidieron rendirla homenaje, y dotar al disco de un nombre que deja claro que así es.

La elección de Jorge Escobedo como productor no es casual, y es que Kailash destila le esencia de todos los discos que produce el genial guitarrista (Elecktra, Moebio, Romeo, etc) y de otros como los de Sexma, Otra Cara o Shinova, por citar solo algunos, que saturan la escena del rock oscuro y el metal melódico nacional bebiendo directa o indirectamente del sonido Sôber.

Es cierto que Marlenne suenan más a Skizoo, o a los Hamlet de Syberia y Pura vida, pero en esencia es lo mismo, sonido metalero a la par que melódico, intimista y que busca la emoción en la oscuridad de unas atmósferas creadas por guitarras pesadas y finas armonías de fácil escucha que consiguen un sonido emotivo, a veces visceral, siempre efectivo, pero hoy en día ya falto de originalidad. Kailash es un buen disco en su conjunto, pero se hace difícil destacar canciones en concreto debido a su homogeneidad.

Sus canciones son contundentes y armónicas pero adolecen de grandes estribillos que se enganchen en el cerebro del oyente y también hay muchas partes donde cuesta entender los textos. Como piezas más destacadas tenemos Prueba de vida o Días de papel. Kailash cuenta con colaboraciones en dos temas, uno de ellos es Nunca más mi estrella, la balada del disco, donde Héctor Gerónimo (Moebio) hace los coros, potenciando el lado más sensible de Marlenne y asimilando su sonido al de la banda del cantante de origen argentino, y el otro es Personal Jesus, una versión acelerada y en castellano de Depeche Mode, donde Morti (Skizoo, Fantástico hombre bala...) aporta su peculiar voz a la versión de este mítico tema de los 80’. Muchas versiones se han hecho de esta canción, y hay que reconocer que ésta es original y mejor que muchas otras, pero en realidad la única (e incluyo aquí a la original) que me gusta es la que hizo el gran Johnny Cash en su American IV (The Man Comes Around).

 

En definitiva, nos encontramos ante un buen disco, pero para el siguiente yo animo a los chicos de Marlenne a buscar un sonido más personal y encontrar ese algo que los diferencie del resto.

 

David De La Rock

 
 
valladolidwebmusical*********grabaciones