Derek Sherinian
"Mythology"
(InsideOut. 2004)
por Trabas

 

Derek Sherinian no para desde qe fue expulsado de Dream Theater en 1999. El cuarto de sus discos en solitario, Mythology, se publicó en Estados Unidos y Europa el pasado 9 de noviembre. Nueve temas, tres cuartos de hora de "rock progresivo" en los qe, como viene siendo habitual, ha contado con las colaboraciones de gente como Steve Lukather, Zakk Wylde, Simon Phillips y Steve Stevens entre otros. Y digo "rock progresivo" entre comillas, puesto qe tanto este disco como el anterior y prácticamente toda la música de Sherinian solo o con Planet X carece de progresiones, desarrollos y toda la morralla a la qe alude per se el término "progresivo".
Eso sí, en los dos últimos discos en solitario Sherinian parece tener satisfechas, gracias a su banda Planet X, sus inqietudes "progresivas", entendidas como acercamiento a música armónica y rítmicamente más libre. El anterior Black Utopia y este Mythology son mucho más cercanos al metal americano puro y duro, sin mayores complicaciones. La misma apertura del disco es indudablemente sheriniana, y "Day Of The Dead", el primer tema, tiene el aire de aqél grabado con Yngwie Malmsteen, "The Sons Of Anu" (Black Utopia, 2003). En "Alpha Burst" sí encontramos otra peculiaridad de la música de Sherinian: el estribillo "luminoso", recurrente tanto en temas con Planet X, verbigracia "Her Animal" (Universe, 2000) o "Interlude In Milan" (MoonBabies, 2002), como en su música solo: "Astroglide" (Inertia, 2001) o "Crab Nebulae" (Planet X, 1999). "God Of War", el tercer corte del disco, hará las delicias de los aficionados al thrash, sobre todo a qienes han disfrutado últimamente con discos como "Train Of Thought" de Dream Theater.
Llegados a la rumba "El Flamingo Suave" hay qe hacer un alto. No es cosa de ponerse chovinista, pero la intención de Sherinian de introducir un sonido flamenco en su disco se qedó en intención. Steve Stevens es un guitarrista fantástico, muy versátil, su primer profesor tocaba flamenco... pero la manida cadencia frigia (o dórica, como la entienden algunos flamencólogos) no define por sí sola al flamenco, menos cuando está entendida en un contexto tonal, menos aún cuando no es inusual encontrarla hasta en Monteverdi y menos aún todavía cuando está dando la plasta un teclado qe suena a la cabra. Sí hay un par de momentos interesantes, lejos aún del flamenco: uno de ellos hacia la mitad, donde Sherinian ejecuta un solo de piano bastante salsero acabado en octavas; el otro es un solo de bajo de Marco Mendoza al unísono con la voz. Flamingo suave: qe vengan a decírnoslo a los españoles. Faltaría más.

Continúa el disco con "Going To Church" (protestante, seguro): una suerte de canción misera (no mísera) con simpático estribillo bluserogospel y una sección central de cierto interés seguida por un lindo solo de Steve Lukather. Pero sin duda el corte qe levanta el disco y nos impide concluir qe Sherinian ha perdido el norte es el siguiente, "One Way Or The Other", basado en una macroestructura ternaria no muy habitual, siendo la primera sección un rocanrol entendido "alla progressiva", la segunda un sheriniano contraste luminoso con armonías muy sugerentes y la tercera una hermosa coda con ese cristalino violín de Jerry Goodman como protagonista.
"Trojan Horse" va en la línea de "God Of War", potente y con algunos compases irregulares. "A View From The Sky" es una linda baladita donde Steve Stevens se pone sentimental: sin duda buena, pero menos inspirada qe aqella fabulosa "Stony Days" (Black Utopia, 2003). "The River Song", para finalizar el disco, es blues dándole la mano al thrash: una canción ligera pero contundente, sentida pero ácida, quasiimprovisada a partir de la voz del impredecible Zakk Wylde.
En definitiva, un disco de metal americano. Un puñado de temas potentes y bien resueltos, como sucedía en Black Utopia, pero donde nadie espere encontrar al Derek Sherinian de Inertia, mucho menos al teclista de Planet X.


-Trabas'04

 

discos .*. crónicas .*. VA-Web