SWANN

“Llamados al olvido”

(Vaso Music, 2004)

 

 

DIEGO ALONSO ARÉVALO

diegoalonso@valladolidwebmusical.org

 

Bautizados con el apellido del protagonista de En busca del tiempo perdido de Marcel Proust, Swann es un joven cuarteto de Albacete que acaba de lanzar su álbum de debut, Llamados Al Olvido, un arrebato musical lleno de pasión con unas letras que mezclan la rabia y la melancolía.

 

Con la producción a cargo de Joaquín Pascual (Mercromina), las comparaciones con Surfin’ Bichos resultan inevitables, y Swann son unos dignos herederos en el plano musical y lírico, aunque no desciendan a los abismos personales de Fernando Alfaro.

 

El disco está dominado por unas guitarras que rugen en emocionantes estribillos como los de “Diálogo de muertos” o “Silencio”. En otros temas, como “Pájaros sin cielo” o la apocalíptica “Residuos”, dominada por un feroz ritmo de  batería, se adivina su afición por el rock apocalíptico post-Radiohead de bandas como Muse o My Vitriol.

 

 

 

 

Sin embargo, los mejores momentos de Llamados Al Olvido son aquellos en los que Swann logran refinar su enérgico ataque musical y dejan entrar el silencio en sus canciones. Entre ellos, el tema que da título al disco, un conmovedor homenaje al todavía añorado Jeff Buckley que oscila entre la delicadeza y el desgarro. En esa fina línea se mueve también “Irreal nº 0” y “Niebla”, aunque en este último Swann acaben finalmente sucumbiendo a la tentación del ruido.

 

Aunque inmaduro e imperfecto, Swann han firmado un primer disco ambicioso que captura toda la energía poética y febril de la juventud, y en unos años podrían situarse al lado de grupos como Niños Mutantes, Lagartija Nick y demás abanderados de la distorsión y la prosa torturada.

 

+info:

www.porelcaminodeswann.com

inicio*****grabaciones