BART DAVENPORT

“Maroon Cocoon”

(Mushroom Pillow, 2005)

 

 

DIEGO ALONSO ARÉVALO

diegoalonso@valladolidwebmusical.org

 

“Soleado” es la primera palabra que viene a la cabeza al escuchar a Bart Davenport. Quizás tenga algo que ver con que este tipo proceda de la luminosa California y con que fuera cantante de The Loved Ones, pero lo cierto es que Maroon Cocoon, su tercer disco en solitario, captura el sonido de los felices veranos de la América suburbana de los 70, cuando la resaca de la era hippie comenzaba a dejar paso al soft rock de las emisoras de radio AM.

 

En Maroon Cocoon, Bart Davenport abandona la ambición rock de sus anteriores discos para adentrarse en terrenos más íntimos y personales, a menudo con una guitarra acústica como único acompañamiento para su voz cristalina. Cierto, la canción inicial, “Welcome To The Show”, es capaz de espantar a cualquiera con sus armonías vocales a lo Crosby, Stills & Nash, pero el refrescante aire bossa (a mitad de camino entre Caetano Veloso y Belle & Sebastian) de “Clara”, dibuja una amplia sonrisa, a pesar de la irritante exhibición final de scat singing.

 

A lo largo de 40 minutos, la amplitud de registros ofrecida por Davenport es sorprendente: entrañable música de sitcom (“Finishing School”, “Into Music”), folk-pop británico con trazas de Nick Drake (“Paper Friend”) y una excelente versión de “LA Girls”, de sus compañeros de sello Hard Place. Y por cada momento de puro kitsch, como los teclados de purpurina de “One More Reason”, hay un estribillo memorable o un cambio de acorde que demuestra la calidad de sus canciones.

 

Aunque quizás excesivamente azucarado y MOR para algunos paladares, Maroon Cocoon convencerá a los nostálgicos de los 70 y a todos aquellos que aún creen en el poder curativo de una melodía. Puro joie de vivre no apto para cínicos.

 

 

+info:

www.bartdavenport.com

www.mushroompillow.com

valladolidwebmusical^^^^^^^^^^grabaciones