Los delinqüentes

"el verde rebelde vuelve"
(2005)

Llega a mis oídos este tercer trabajo de los Delinqüentes (El Verde Rebelde Vuelve) precedido de buenos comentarios. Hasta ese momento no tenía ni siquiera noticia de su existencia, así que carecía totalmente de prejuicios, aparte de los engendrados en la pereza, acerca de si vendían o no vendían; de si eran primos de uno de una discográfica o de si se habían presentado a OT no sé cuantas veces.

Yo, a decir verdad, de esperar algo de estos chicos -servidor reconoce su estrechez de miras- me esperaba, siendo generoso, una versión sureña de Melendi con aromas del Kiko Veneno. Pues no señor, no. Para empezar, aquí hay más cáñamo que esparto (o estopa), más compás que machaqueo (que también lo tiene, y grasiosito) más y riqueza musical. Rotundamente no tienen nada que ver con ninguno de los Melendis varios que por el panorama discográfico se exhiben. Pero no es esa, a mi parecer, su virtud (poco sería el mérito éste para convertirlo, por alivio, en virtud) es que no se parecen ni a sí mismos. En su nuevo trabajo hay de todo, es cierto que mucho de los Delinqüentes es ya bien conocido e incluso reconocido, además sin excesivo esfuerzo. Pero entusiasma.

En el CD encontramos más que influencias de lo mejorcito de la campiña del Guadalquivir, de Jerez a Sevilla, incluyendo a los adoptivos. Las colaboraciones de Veneno (Rafael y Kiko) y Diego Carrasco, una generación de bluesmen flamencos o viceversa, o la rara avis que aún sigue siendo Gualberto en el panorama musical español que iniciaron un camino que han seguido gran cantidad de músicos. En el caso de los Delinqüentes toman los hallazgos musicales de finales de los 70s y la década de los 80s de estos monstruos con una sensibilidad propia que les proporciona su sello garrapatero. Lo ponen de manifiesto las colaboraciones, entre las que también encontramos a Bebe, otra generación y otro camino de mestizaje que se abre.

Un trabajo contundente y diverso, con una evidente consigna: lirismo y cachondeo, según toque, con una manera de hacer las cosas que transmite sensaciones tan poco frecuentes como que una rumba suene “fresca” en tiempos de saciedad rumbera.

Cañete

valladolidwebmusical.org ......... grabaciones ......... crónicas