ENTRANCE

Wandering Stranger (2005)

Edita allí: Sketchbook

Distribuye por aquí: Houston Party

 

No han sido muchos los discos en este verano que inicia (tímidamente) su final. Tampoco es que hayan sobrado las intenciones por disponer de nuevo material, seamos honestos, por momentos es necesario parar el carro y re-escuchar lo que vamos acumulando en las estanterias. En esas estabamos cuando de repente me encontré con un disco que me caló hondo.

Necesariamente lo tenía que comentar y maquetar para que por lo menos alguien más pueda llegar a compartir una buen disco de folk-blues.

Esa obra tiene el nombre de Wandering Stranger , y es el segundo disco de la formación que lidera (casi al 100%) el joven newyorkino Guy Blakeslee (vagabundo de corazón) bajo el alias de ENTRANCE . ¿Ubicación? Pues sin duda puede ser alojado (pero sin ninguna fecha de caducidad) dentro de esta nueva hornada de grupos y cantautores americanos, que están recuperando y reactivando el sentido espiritual de la música de raíz americana (Chan Marshall, Devendra Banhart o Iron & Wine) dentro de los parametros del blues más atemporal y del folk más personal. Un pe-da-zo de disco Blues y Folk que, y aquí puede estar la clave, sorprende y llega a motivar desde que escuchas los primeros lamentos-versos del cantante.

desde el pasado hacia el futuro

Sorpresa. Y es que si el Blues suele estar muchas veces ceñido a unos estereotipos muy marcados, tanto en lo musical (compositor) como en lo físico y espiritual (interprete), aquí reside otra de las cualidades y, lo repito, calidades de este album.

Cuando dichos arquetipos se trastocan, cuando no todo debe de ser seguido al pie de ninguna orden o regla, es cuando suele surgir muchas veces la chispa creativa y la magia compositiva. En esta ocasión Guy es blanco, no se conoce su pasado y es un errante de espíritu y condición. A eso le añadimos además la característica lógica de que canta como un blanco cantaría el blues: voz repleta de subidas y bajadas casi chirriantes (sin forzar ni falsear nada), pero llena de sentimiento y de honestidad. Un gran interprete entonces. Como muestra el corte que a su vez da título al disco Wendering Stranger (el forastero errante), melodía de claro sabor rural marcadamente templada por el blues más ancestral (aquí nos asoma el espíritu de Robert Johnson ).

 

En lo instrumental el disco está casi totalmente elaborado por una guitarra que, o bien suena acústica en las versiones más campestres en donde Guy recupera algún que otro clásico (preciosa la versión de TomesVan Zandt de Rex´s Blues ), o bien es totalmente eléctrica y profunda en los sonidos más urbanos (ahí está Train is Leaving y Make me a Pallet on Your Floor). Pero si sigo destacando los instantes que más me han calado pues hablar del tema Lonesome Road . Canción marcada por el sonido de una batería casi destartalada, interrumpida por los sonidos tétricos de unos violines que parecen marcar el último camino hasta tu propia tumba, durante casi 12 minutos repletos de gran intensidad (para si la quisiera ahora mismo Jon Spencer ).
 

Las agallas de este joven chico se muestran también cuando seguidamente nos salta en el marcador otra pieza de la misma duración ( Darling ) donde hace acto de constricción y nos relata (o confiesa) sus debilidades. Es en Please be careful in New Orleans donde se nos muestra la fuerza expresiva de Guy que acaba por estallar en un brote de violencia y llanto. Un tono final escalofriante y tenebroso que parece anunciar la aparición del fantasma de Jeff Buckley en medio de las tierras de Arizona. El final es para Happy Trails, tema instrumental que cierra el disco y que recupera el tono “urbano”, muy en la línea de la mentalidad de Jack White y lo digo sólo por poneros un ejemplo.

En definitiva un disco repleto de emoción y de calidad. Donde tenemos poco de hype de temporada y si mucho de personalidad auténtica.

Totalmente indispensable para cualquier acto de redención ocasional. Ya ha comenzado la cuenta atrás.

musikas

más discos

valladolidwebmusical