LAPIDO

“En otro tiempo, en otro lugar”

(Pentatonia, 2005)

 

He de reconocer que escribo desde la más absoluta parcialidad, y es que una larga temporada sin dejar de escuchar un disco, suele dejar secuelas de este tipo. Queda aún un mes, pero yo ya tengo disco del año: En otro tiempo, en otro lugar” (Pentatonia, 2005), el último trabajo de LAPIDO (ex 091).

Este disco emerge en un contexto discográfico que está a punto de firmar su fecha de caducidad, pero en este caso, la libertad en la edición (el disco está auto editado-producido), parece dar alas a un proceso creativo que nos deja un ramillete de canciones redondas, donde la intensidad emotiva se muestra efervescente.

Un sonido aliado con el rock de base atemporal, que se permite coquetear con el pop, el blues e incluso con el folk más dylaniano. Un sonido maduro, más intimista, si cabe, lleno de reminiscencias y de contenidos densos, tras supuestas formas sutiles. Las letras van desde los resortes a la movilización en “No digas que no te avise”, hasta la melancolía e intimismo lírico de “Con la lluvia del atardecer”, pasando por los sentimientos duales de “La antesala del dolor” y la maestría e intensidad poética-eléctrica en “De espaldas a la realidad”.

Un José Ignacio en permanente alerta, al que vemos aliarse con sus viejos fantasmas, desgranar con cada palabra su interior particular, despojándose de tapujos y con gran finura cargar contra todo aquello que siente oscuro. Vuelve lo bélico a sus canciones, la huida en la misma medida que la búsqueda, el amor y el odio, las calles, la noche, los constantes guiños de sabiduría y siempre ese gris, mezclado con granate, que nos hace sumergirnos en su atmósfera, donde sueños y pesadillas son posibles al mismo tiempo.

En definitiva, un disco luminoso y brillante donde todo concuerda, pleno de canciones perdurables y donde tanto los fans de los “Cero” puedan satisfacer sus nostalgias, como los nuevos inquilinos descubrir el universo de un Lapido, en un gran momento de forma. Una obra que a uno le hace percibir mucho más que acordes, melodías, riffs,…, algo que mantiene y rescata esa antigua cuestión de saber si ¿hay algo detrás del rock? Yo diría que sí. Y nos hace sentirnos muy vivos.

 

Quico Arribas (Dic-05)

 

entrevista con lapido*******web oficial

Valladolidwebmusical.org.......................cronicas.....................grabaciones