ROBYN HITCHCOCK

“Spooked”

(Liliput Discos, 2004)

 

 

DIEGO ALONSO ARÉVALO

diegoalonso@valladolidwebmusical.org

 

“Television, say you love me/Television, say you care/Loneliness is my profesión/Show me those who are not there”. No suele ser demasiado habitual encontrar un disco cuyo primer corte es una tierna y nada cínica canción de amor a la televisión. Pero, reconozcámoslo, Robyn Hitchcock no es un tipo del montón. No lo fue al frente de aquella rara avis surgida en plena revolución punk que fueron Soft Boys, y no lo ha sido nunca a lo largo de en su dilatada carrera en solitario, heredera de la prosa ácida de Syd Barrett y del folk inglés más pastoral.

 

En esta ocasión, Robyn Hitchcock se ha hecho acompañar por su amigo David Rawlings y de la cantautora norteamericana Gillian Welch para grabar durante seis días en Nashville este Spooked. El resultado es un disco relajado, amable, más melancólico que alucinado.

 

A lo largo de 12 canciones, Hitchcock combina su sonido característico (“Sometimes A Blonde”) con momentos de inspiración más americana (“English Girl”), pop psicodélico (“Creeped Out”) y otros experimentos, como la inspirada combinación de armonías doo wop y terrosa guitarra slide de “Demons & Fiends”.

 

Deliciosas excentricidades como el monólogo “Welcome To Earth” o la íntima versión de “Tryin' To Get To Heaven Before They Close The Door” de Bob Dylan acaban de redondear un álbum realmente entrañable. Inevitablemente sonando siempre a él mismo, Robyn Hitchcock ha firmado con Spooked su disco más cálido, cercano y terrenal. Una pequeña joya.

 

+info:

www.robynhitchcock.com

www.discosliliput.com