Patti Smith
HORSES (1975)
por Borja Sánchez Mayoral

 

Fecha de edición: Noviembre de 1975.
Grabación: Estudios Electric Lady, Nueva York.
Productor: John Cale.
Formación del grupo: Patti Smith (voz principal y guitarra), Lenny Kaye (guitarra, bajo y voz), Ivan Kral (bajo, guitarra y voz), Richard Sohl (teclados) y Jay Dee Daugherty (batería).

Relación de temas:

1. Gloria: In Excelsis Deo / Gloria (Morrison, Smith) 5:56
2. Redondo Beach (Kaye, Smith, Sohl) 3:26
3. Birdland (Kaye, Kral, Smith, Sohl) 9:15
4. Free Money (Kaye, Smith) 3:52
5. Kimberly (Kral, Ranier, Smith) 4:27
6. Break It Up (Smith, Verlaine) 4:04
7. Land: Horses / Land Of A Thousand Dances / La Mer (De) ( Kenner, Smith) 9:25
8. Elegie (Lanier, Smith) 2:56

A mediados de los setenta la escena musical neoyorkina estaba formada por artistas heterogéneos que en algunos casos buscaban crear un nuevo espacio a través de sonidos ásperos. Conviene recordar además que las semillas del punk ya habían sido sembradas, y por lo tanto irán brotando variedades dentro de la especie norteamericana.

Patti Smith nació en Chicago en 1946 y en 1955 se mudó a Nueva Jersey. Su madre era testigo de Jehová y su padre ateo, y esa unión de lo religioso y lo profano dejó huella en una personalidad que en la adolescencia se interesó por la literatura. Tras su empleo en una fábrica, el embarazo y entrega de su bebé en adopción y el abandono de sus estudios universitarios, Smith se trasladó en 1967 a Nueva York. Allí trabajó en una librería, conoció al fotógrafo Robert Mapplethorpe, viajó a París buscando inspiración y probó fortuna en distintos proyectos artísticos. Asimismo, la que sería considerada posteriormente como “madrina del punk”, frecuentó el legendario club Max's Kansas City, escribió e interpretó junto a Sam Shepard la obra de teatro “Cowboy Mouth”, publicó artículos de rock y dio muchos recitales poéticos que germinaron su actividad musical. En relación a estos últimos, Joey Ramone recordaba lo siguiente: “Patti Smith era fantástica. Cada vez que leía un poema, rompía el papel o agarraba una silla y la tiraba contra la pared resultaba increíble, magnética”.

.

La condición intelectual de Patti hizo que a la hora de afrontar el rock no sólo bebiera de manantiales sonoros significativos -principalmente The Velvet Underground, The Rolling Stones, The Doors y Bob Dylan-, sino también de fuentes literarias, como la misteriosa poesía simbolista de Baudelaire y Rimbaud, y la crudeza de autores de la generación beat como Ginsberg y Burroughs. El resultado de esa peculiar asociación y asimilación de influencias es el extraordinario álbum de debut ‘Horses' (1975), un clásico del punk estadounidense que arranca con las impactantes palabras “Jesús murió por los pecados de alguien, pero no por los míos”, antes de descargar furia garagera en una versión del tema “Gloria” de Them (Van Morrison).

Acto seguido “Redondo Beach” atempera nuestros oídos con su ritmo de reggae, aunque no nuestro espíritu, ya que su letra habla del suicidio de una lesbiana. “Birdland” es la primera cita que tenemos en el disco con una composición abierta y extensa, narra el funeral del psicoanalista Wilhelm Reich, y en ella la improvisación juega un papel destacado. “Land”, dividida en tres partes, es una pieza más movida y menos experimental que la mencionada, incluye la voz robusta de Patti recitando versos, una adaptación del famoso “Land Of A Thousand Dances” de Chris Kenner y efectivas aportaciones de su enérgica banda. “Break It Up” homenajea a Jim Morrison alcanzando otra cumbre gracias a la intensidad interpretativa de Smith y a una instrumentación oscilante que cuenta con la guitarra de Tom Verlaine (Television). Finalmente, “Elegie” (en la que contribuye Allen Lanier de Blue Öyster Cult -con el cual Patti había colaborado antes-), cierra la obra con un recuerdo al inolvidable Jimi Hendrix.

Casi 35 años después de su publicación, el documento sonoro que se esconde tras la fotografía de Mapplethorpe sigue siendo una referencia esencial no sólo para entender la trayectoria de su autora, sino también para valorar la dimensión femenina en el rock de su tiempo y conocer el punk surgido en torno al mítico local neoyorquino CBGB.

BORJA SÁNCHEZ MAYORAL (julio 2010).