MANU CHAO
"Clandestino"
1998
por Javi Músikas

 

<<Me llaman el desaparecido
Cuando llega ya se ha ido
Volando vengo, volando voy
Deprisa deprisa a rumbo perdido
Cuando me buscan nunca estoy
Cuando me encuentran yo no soy
El que está enfrente porque ya
Me fui corriendo más allá[…]>>


Un disco imprescindible...mira que llevo tiempo dándole vueltas al tema, pero nunca me decidía ni por quien escoger, ni por donde empezar tan siquiera. En un principio estaba en mi mente el acudir al disco que, a la vez que me hubiese supuesto una emoción (o trauma), también fuese un trabajo de calidad sonora y/o creativa. Así las cosas, debería de ir a ese grupo del pasado (mi pasado) que tanto me gusta y que tanto me ha influido en mi devenir como melómano - me refiero a The Clash -, pero dentro de mi, me enfrentaba con la mala conciencia de que no me veía moralmente cualificado de hablar de un trabajo de una época que no había vivido, teniendo que tirar de hemerotecas y demás historias. Por suerte para vosotros, ahí está la magnifica reseña que 'Chail' se curró sobre el London Calling (es pecado no tenerlo).

Así que, después de ir desechando varios discos en el transcurso de estos días y meses, al final me decidí por romper la dualidad de los términos imprescindible versus antiguo, y me lancé a por una obra reciente; un trabajo del que tengo recuerdos muy cercanos y muy agradables (situaciones personales que no vienen al caso) y que en forma de combo multicolor une realidades de la música popular, junto con realidades del mundo que nos ha tocado vivir.
Os relato pues, las sensaciones que tanto el disco (Clandestino) como el artista (Manu Chao) me dieron allá por el verano del 98.

Una de las primeras ideas que me vinieron cuando puse el disco la primera vez, es que estaba delante de una obra que es el fruto resultante de "viajar". De viajar con los oídos y los ojos bien abiertos y de empaparse de todo lo que a su alrededor se cocía.
En resumen, Manu se enfrentó al mundo real (real si; pero obviado por el capitalismo).
El francesito se ha enfrentado de lleno contra todos los integrismos culturales, y se ha sacado de la manga (o del poncho) un disco referencia para los movimientos sociales y anti globalización que han ido surgiendo por todo el mundo mundial.
Otro de los hechos que destacan es la magnifica representación sonora de la música popular que ante sus oídos se encontraba.

Con un sencillo equipo de grabación (magníficos sampleos mezcla de sencillez y de belleza), Manu fue registrando todo lo que se le iba ocurriendo a medida que sus viajes a ninguna parte seguían avanzando.

"Desaparecido", "Luna y Sol" y "Lagrimas de Oro" no son composiciones anónimas, sino canciones de un francés que supo encerrar en un trozo de metal redondo los miedos, la resignación y la riqueza interior de toda América del Sur. Y que desde lo local (América Latina) abarca lo global. Disco que incluso en la propia Palestina fue uno de los discos más radiados.

Por todo ello, "Clandestino" convierte a Manu Chao en un nuevo Bob Marley. Pero a diferencia de éste, él no creo un disco de himnos, sino un documento sonoro que nos perseguirá mientras vivamos. Un diario, termómetro y espejo del precario estado de salud en que se encuentra nuestra sociedad. Quizá no sea uno de los diez discos más imprescindibles de la historia, pero sí es uno de los más valiosos de la Historia. Por lo menos para mí.


Javi Músikas
(diciembre'04)