YO LA TENGO

"ELECTR-O-PURA"
por Fran Hervada
MATADOR - 1995

Llevo unos días, semanas ya, escuchando "Prisoners of love", el último disco de Yo la tengo, un doble recopilatorio. Además, por motivos personales, normalmente lo escucho mientras conduzco. Llega a ser excitante concentrarme en las líneas de la carretera mientras escucho este disco. Cada vez me doy más cuenta de que la música que más me emociona es la que consigue sumergirme en un proceso de Hipnosis ;).

Debo aclarar que compré (lo juro, señor comisario) la edición especial que incluye un tercer cedé de rarezas y descartes ("A smattering of outtakes and rarities"). Es este último cedé el que me ha convencido de que Yo la tengo merece estar en el selecto grupo de Imprescindibles de va-web. Y es que parece mentira la enorme cantidad de talento que destilan ese puñado de temas que Yo la tengo había descartado para sus discos de estudio. Descubrí a Yo la tengo en la universidad. Charly Faber era mi compañero de clase y ya entonces era la enciclopedia musical que de lunes a jueves abre en el sateli-3 de Radio 3.

Cada vez que íbamos a su casa nos sorprendía con sonidos muy especiales y grupos que nadie conocía. Cuando alguno me gustaba le pedía que me los grabase. Días después aparecía por la facultad con una casete (hace tanto tiempo, ¿verdad?). Al llegar a casa la ponía y la ponía hasta rayarla. Después, hablábamos de ella. Y de cine. Y de muchas más cosas.

Un día me trajo una casete de 90 minutos. La puse en casa. La oí. Y al hablar de ella le dije que el grupo que contenía la cara A me fascinaba, pero que el de la cara B me levantaba dolor de cabeza. Charly insistió en que era el mismo grupo, "unos americanos que se llaman Yo la tengo". No me lo podía creer. Solo me convenció cuando me enseñó los créditos del disco. A partir de entonces Yo la tengo pasaron a ser mi grupo de cabecera, entre otras cosas porque me fascinaba que un grupo capaz de construir un tema tan dulce como "Griselda", pudiese también distorsionar tanto como en "Can't forget", por ejemplo. Con el paso del tiempo resulta que ahora me gustan más los temas psicodélicos que los de inspiración folkie. Pero dejemos de hablar de mí, ya cuento batallitas como el abuelo cebolleta. Y hablemos de lo que importa. De música.

Yo la tengo viven en Hoboken, New Jersey, aunque, a veces cuando hablan de "volver a casa" se refieren a Brooklin, New York. Sus componentes son Georgia Hubley (batería y voz) e Ira Kaplan (guitarras y voz), esposos y músicos, que se han dedicado a explorar el lado cotidiano, amable y a la vez frágil de la vida y han creado un mundo personal de amor y experimentación musical.

Georgia Hubley es la hija de uno de los creadores de Mr. Magoo (sí, el cómic) y, como su padre, estudió arte e ilustración, llegando a realizar pequeños proyectos de animación mientras tocaba en bandas locales de influencia country.

Ira Kaplan era un eventual crítico de rock en innumerables fanzines y revistas como el New York Rocker mientras aporreaba su guitarra y quemaba amplificadores con feedbacks a lo Velvet. Ira aporta al sonido de Yo la tengo la dureza, el feedback, la experimentación. Mientras, Georgia es la melodía, el minimalismo, el hallazgo pop: melodías con pocos acordes, con un sentimiento más lírico. Otra aportación de Georgia es la psicodelia vía Syd Barrett y Rocky Erickson (dos de sus músicos favoritos).

A partir del Painful (1993) Georgia e Ira encuentran al compañero perfecto: James McNew, su bajista definitivo (antes pasaron por la formación Dave Rick, Gene Holder y Stephan Wichnewski). Gordito, simpático y lentudo presume de ser un fanático de Prince y de "Purple Rain" (su película favorita de todos los tiempos).

En sus comienzos el sonido de Yo la tengo se dividía en canciones a modo de revisión del folkie-rock y otros temas de experimentación con influencias de la Velvet Underground. Pero evolucionó, y ahora mismo mezclan ambas influencias en todos los temas logrando un sonido muy particular basado en una dinámica de contrapuestos: melodía/ruido, femenino/masculino, psicodelia/punk… Justo, a partir del Electr-o-pura.


Discografía básica.-

THE RIVER OF WATER (1985) primer single editado para el sello Egon. El tema de la cara B era "A house is not a motel".

RIDE THE TIGER (1986) primer LP con la firma del sello Coyote bajo la producción de Clint Conley, bajista de Mission of Burma. A destacar una versión del "Big Sky" de Ray Davies (Kinks).

NEW WAVE HOT DOGS (1987) con canciones tan memorables como "Did I tell you" o "Lewis", un homenaje a America (el grupo). A destacar también una versión del tema "It´s alright (The way that you live)", de Lou Reed.

PRESIDENT YO LA TENGO (1989) incluye temas como "Barnaby Hardly Working" o "The evil man can do", esta última en dos versiones, una al estilo spaghetti-western y otra con un feedback de casi diez minutos.

FAKEBOOK (1990) editado por Bar None Records y producido por Gene Holder, la mayoría de las canciones son versiones de gente como Gene Clark, Rex Garvin & the Mighty Cravers, The Escoras, The Flamin' groovies, The scene is now, The Kinks… y de espíritu básicamente folkie.

MAY I SING WITH ME (1991) editado para el sello Alias Records y grabado en los estudios Fort Apache de Boston incluye canciones tan melódicas y enérgicas a la vez como "Detouring America with horns", "Upside-Down", "Nowhere near" y "The whole of the law".

SHAKER (1993) single que supone su debut en el sello Matador. Incluía en la cara B el tema "For shame of doing wrong".

PAINFUL (1993) grabado en los estudios Water Music en Hoboken junto al productor Roger Moutenot, debe ser el disco ruidoso más suave que se haya hecho en la historia con una presencia muy importante del órgano al que arrancan sonidos muy psicodélicos. A destacar los temas "I heard you looking", "Big day coming" o "From a motel 6"

ELECTRO-PURA (1995), quizás el disco más ambicioso de Yo La Tengo y en el cual las fronteras entre el folkie y la electrónica, la experimentación y el pop se vuelven irrelevantes.

GENIUS + LOVE = YO LA TENGO (1996) bajo este título tan presuntuoso recogen una colección de rarezas desperdigadas en ediciones de fanzines, tributos y caras B que incluye un segundo disco de instrumentales en el que encontramos la maravillosa "Sunsquashed", una alucinante jam de veinticuatro minutos.

I CAN HEAR THE HEART BEATING AS ONE (1997) concebido en su edición de vinilo como un disco doble, es probablemente el disco más melancólico de Yo la tengo. Georgia toca el órgano con tanta energía como Ira tocaba antes los feedbacks y la voz de Ira se ha vuelto tan frágil y delicada que ya no se sabe cuando está cantando él o la Hubley. Temas como "Sugarcube" o "Shadows" les enlazan con su discografía anterior, no obstante otros temas como "Moby Octopad" o "Autumn Sweater" marcan una nueva evolución en su sonido.

LITTLE HONDA (1998) es otra recopilación de versiones como "How Much I Lied" de Gram Parsons o "No Return", de los Kinks.

AND THEN NOTHING TURNED ITSELF INSIDE-OUT (2000) mezcla sin pudor dub, folk, electrónica, rock experimental, jazz… en canciones como "Our Way To Fall" (I remember your old guitar / I remember it looked around your neck, and I remember the day it broke), "Last Days of Disco", "You Can Have It All" o "Everyday". El tema que cierra el disco es "Night Falls on Hoboken" de trece minutos de duración que incluye una guitarra soberbia.

THE SOUNDS OF THE SOUNDS OF SCIENCIE (2001) es la banda sonora original (completamente instrumental) de una serie de ocho documentales dirigidos por Jean Painleve. Todos los temas son muy largos y en ellos podemos encontrar dos constantes: el sonido hawaiano en temas como "Sea urchins" o la influencia del free-jazz como en "Shrimp stories".

SUMMER SUN (2003) disco fundamentalmente ecléctico, que se aparta del rock de guitarras, aún manteniendo sus habituales melodías de pop hipnótico, pero acercándoles aún más al free-jazz para construir un disco intimista. Destacan temas como "Beach party tonight", "Tiny birds", "Don't have to be so sad", "Season of the shark", "Nothing but you and me", "How to make a baby elephant float", "Moonrock Mambo" o "Let's Be Still". La herencia velvetiana se aprecia en "Little eyes" y "Today is the day". Casi he incluido todos los temas del disco, aunque he dejado para el final mi favorito y el que cierra el cedé: "Take Care".

Como curiosidad, Yo la tengo figura en las bandas sonoras de "Amateur", "Two days in the valley", "Kids in tha hall" y "I shot Andy Warhol". En esta última película aparecen haciendo de la banda de la casa, algo así como una imitación de la Velvet, aunque, por razones legales, no aparecen como Yo la tengo.


Pero bueno, vamos a ceñirnos a Electr-o-pura.
El disco que yo considero imprescindible de Yo la tengo. Fue grabado en Alex The Great, Nashville, Tennessee y fue producido por Roger Moutenot.
Se abre con "Decora", un tema de construcción muy sencilla que consta de una base rítmica de bajo y batería a las que Ira añade las texturas psicodélicas con su guitarra pero que resulta embriagadora. El disco de rarezas y descartes "A smattering of outtakes and rarities" incluye una versión acústica que pone los pelos de punta.

Seguimos con "Flying lesson (hot chicken #1)" el tema más cercano a Sonic Youth de toda la discografía de Yo la tengo. La aportación personal es la voz susurrante y el crescendo en la distorsión de las guitarras.

"The hour grows late" es una suave balada en la que el tratamiento de las voces les acerca al du-duá.

El cuarto corte, "Tom Courtenay", se editó como single antes que el disco con el tema "Bad politics" en la cara B. Es quizá el tema más accesible (pop) de todo el disco. Habla de la actriz británica Julie Christie. El estribillo basado en el "papapa papapararara" es tan irresistible y pegadizo que una vez que lo hayas escuchado no pararás de repetirlo.

"False ending" dura menos de un minuto. Se trata de un tema muy acelerado que casi invita a mover los pies.

"Pablo and Andrea" es la típica balada "romántica" de influencia folkie en la que sobresale la voz de Georgia en un tono conmovedor. Impresionante el solo de guitarra por el enorme sentimiento que transmite.

El siguiente tema, "Paul is dead" tiene unos coros dulces y voz cavernosa. Por el tratamiento musical parece un tema acústico.

Seguimos con "False alarm", que se basa en incansables ritmos repetitivos con los diferentes instrumentos que se van solapando. Ira canta y toca las maracas. Los sonidos se van agudizando hasta acabar convertidos en chirridos… pero sin perder nunca la armonía y, lo que es más importante, la emoción.

"The ballad of Red Buckets" es una balada épica de influencia country.

Continua con "Don't say a word (hot chicken #2)", que en nada se parece a "Flying lesson (hot chicken #1)", aunque su título suponga una relación. Es suave e hipnótica, con la voz de Georgia guiándote por el mundo de colores.

"(Straight down to the) Bitter end" es una canción de amor, aunque alejada del canon de las baladas. Las guitarras se entremezclan en varias pistas sin fin, a cada cual más experimental. Rock contundente y alternativo, supongo que para aprovechar la energía que el público demandaba a partir del grunge.


La distorsión armoniosa que impera en el sonido de Yo la tengo domina "My heart's reflection". La voz es dulce, aunque otra vez indescifrable, a base de susurros.

Sin solución de continuidad llegamos a "Attack on love", un tema caótico, puro ruido.

Se cierra el disco con "Blue line swinger". Los créditos indican que dura 03:42, aunque en realidad supera los once minutos, de hecho en algunos reproductores te marca esa duración, pero no es un defecto. El tema es un ejemplo de la dimensión épica de la música de Yo la tengo.

Fran Hervada (abril'05)