Son malagueños, tienen un gran sentido del humor y además  poseen la cualidad de ser uno de los grupos que más y mejor tocan en directo, es decir, todo lo necesario para llegar al público.

Nos encontramos ante una de las bandas españolas más veteranas del panorama musical que, a diferencia de las dos anteriores, no hace falta que vuelvan porque nunca se han ido.

Liderados desde casi sus comienzos, allá por 1981, por  su cantante Javier Ojeda,  desde un principio se diferenciaron de la mayoría de los grupos de la “movida” por algo muy simple pero no tan común en aquellos años:  Sabían tocar.

Tras  los primeros titubeos , durante los cuales no faltó quien los compararan con grupos como Simple Minds, The Cure o U2, Danza Invisible  se fue forjando un estilo y una línea propia, que ha hecho que hoy en día nadie dude de su identidad cuando escuchamos en la radio una de sus canciones.

Al margen de cifras, datos y LP`s, tarea que resultaría especialmente ardua y extensa en el caso de Danza Invisible (en total 19 Lp`s, el último de ellos editado en 2004), dejemos que sean sus propias canciones las que hablen por ellos: Reina del Caribe, Amor de Madre, Fiesta después de la fiesta, Sabor de Amor, Yolanda, La estanquera del Puerto, Diez razones para vivir, A este lado de la carretera, El club del alcohol, Dame de beber, Catalina, ¡A sudar!....................................................... en definitiva, ¡PURA DANZA!.