CRONICA DE UN NAUFRAGIO
 
 

Que las entradas estuvieran agotadas desde dias antes del concierto, algo que ya pasara con Tool en el 2001, hace patente la devoción que se le profesa en este país a Maynard James Keenan, personalmente preferiria que ambas bandas se hubieran mantenido en un status "de culto", pero el mainstream lo absorbe todo hoy en dia y da como resultado que la gente acepte a ciertas bandas incluso sin llegar a comprenderlas del todo.

 

Tras recoger mi acreditación, me doy una vuelta por La Riviera para hacer tiempo hasta que la banda de Melissa Auf Der Maur salga al escenario, el único "mérito" que podria reconocérsele a esta chica es haber grabado el disco "Hand Of Doom", algo que hasta la Spears podria haber hecho teniendo a su lado a Chris Goss (Masters Of Reality) y Nick Oliveri (ex-Kyuss, ex-Dwarves, QOTSA, Mondo Generator...) interpretando canciones de los cuatro primeros discos de Black Sabbath. La banda presentó unos cuantos temas de rock básico completamente insulso y bien creo que los aplausos y silbidos que arrancaron estaban más motivados por la minifalda de cuero de la Auf Der Maur que por sus canciones. Me dio la impresión de que son los eternos teloneros, al fin y al cabo, Melissa siempre fue una segundona tanto en Hole como en Smashing Pumpkins y este no era un doble cartel para caerse de espaldas así que hicieron lo suyo y nos dejaron un poco más expectantes, pero únicamente porque faltaba menos tiempo para ver a A Perfect Circle sobre ese mismo escenario.

 
 

Tras un rato de nerviosismo general en el que sonaron desde Tricky hasta Dead Kennedys por los altavoces de la sala, A Perfect Circle aparecieron sobre el escenario con una escenografía completamente equilibrada, White y Howerdel a ambos lados con Iha y Freese detrás respectivamente, en el centro, una estructura cubierta con telas, servía de púlpito al predicador Keenan. Arrancaron sinuosamente con "Vanishing" para seguir con la potencia de "Pet", que provocó una catarsis general cuando las telas de la estructura cayeron y el divo de la noche apareció ante los ojos de sus devotos, tras ella, fueron intercalando los temas de sus dos largos, obteniendo las respuestas más efusivas con los temas de "Mer De Noms" y demostrando que cuando un disco se eleva con arreglos y no con buenas composiciones, como es el caso de parte de "Thirteenth Step", es difícil llevarlo al directo sin que las canciones se caigan por su propio peso, algo que pudimos apreciar especialmente durante "Blue".

 
 

El sonido fue correcto, pero la fria actitud de los músicos y la mecánica ejecución del repertorio provocaron que los momentos realmente emocionantes fueran sumamente escasos, apenas "Judith", "The Outsider", "Magdalena" y la ya mencionada "Pet" fueron capaces de recordarme vagamente que estaba ante la banda que tantas y tantas veces me ha hecho estremecer con sus discos. Maynard se limitó a dar las gracias, a pedir perdón por la política exterior de su país y a decir que volverian en verano, mientras que Jeordie e Iha me arrancaron una leve sonrisa con sus payasadas sobre Backstreet Boys y cuando intercambiaron los intrumentos para tocar riffs de Marilyn Manson (Iha) y de Smashing Pumpkins (White) al final del show.

 
 

Hay una cosa de la que tanto el público como el grupo deberian ser conscientes, APC no son Tool, por lo tanto es absurdo intentar otorgarles el mismo halo de misticismo que a La Herramienta, porque como pudimos ver el pasado jueves en La Riviera, eso les queda demasiado grande.

 
 
 

Texto y Fotos: H.


Gracias a Álvaro De Villota de Expressa Comunicación y a Miguel Ángel Galván de Bad Magazine por su inestimable ayuda.
 
.::más sobre a perfect circle::.
.::reportajes::..::inicio::.