SANTIROCK 2003 (31-10-2003) por Mol


… Y de repente me encontré en Santiago. Había ido a pasar unos días hasta esta tierra gallega. Las circunstancias me llevaron a acercarme hasta el "Multiusos do Sar". En este recinto se desarrollaba una edición más del "Santirock". Diremos que el recinto no es precisamente un lugar ideal para la realización de este tipo de eventos. Al menos en el tema de sonido. La queja era unánime. Las personas que hasta allí se habían acercado dejaron constancia de esto, en esta y en anteriores ediciones. Había un rumor que decía que habían acondicionado de alguna manera el recinto para la mejora del sonido. Supuestamente se habían adaptado falsos techos, los cuales pormenorizarían el rebote del sonido. No se hasta que punto era cierto, y de serlo, ¿cómo sería antes el sonido?.
Tengo que decir que solo estuve el Viernes (suficiente para hacernos una idea de lo que allí se tramaba), dado que el Sábado tenía otros quehaceres, que aunque también tuvieron que ver con la música no me llevaron hasta el "Multiusos do Sar".

.Santirock, cartel 2003

Llegamos hacía las 9 de la noche. Lo primero que hicimos fue buscar un buen sitio cerca de la barra y lo suficientemente bueno para que el sonido tuviera calidad. También un sitio el cual nos permitiese estar cerca del backstage para poder moverse libremente y hacer una buena descripción de todo el ambiente en todas sus facetas.
Luego hablaremos de los gorilas hambrientos de plátanos, es decir con ganas de dar un par de hostias a algún reportero rebelde con ganas de hacer su trabajo en buenas condiciones (no hace falta decir quien era ese reportero ¿no?).
Para que os hagáis una idea de la situación, deciros que el sitio como tal, era bien guapo, tenía pasillos, de estos, que como estés un poco piripi, te pierdes, pero a la vez disfrutas, porque nunca sabes hasta donde vas a llegar. En una de estas búsquedas llegué hasta la habitación de "Placebo", pero no pude hablar con ellos.

En otra, el "gorila en la niebla" me obligó a marcharme a empujones sin hacer caso a mis quejas desesperadas para que me tratara con suavidad, ya que llevaba la camisa recién planchada y eso, ante todo, me importa más que el tipo que buscaba bronca a cualquier precio. Ya sabéis…
En lo musical, primero vimos a la banda DELUXE. No se que tendrán estos chicos que les vemos en todos los festivales. Con Deluxe se puede decir que empezó el ambiente. Había una buena entrada (¿5000 personas?) y la gente estaba ya ansiosa por ver a sus estrellas favoritas. Decir que en Galicia, la cerveza tiene bastante más efectividad que en el resto de España. Debe ser el clima y la humedad, que hacen que tu cuerpo absorba con más necesidad cualquier tipo de bebida líquida que te metas para dentro. ¡¡¡Eso es!!!, ahora me doy cuenta, la gente estaba un poco loca debido al bebercio. No puede ser de otra manera.
O es eso, o fui yo. No sé, una de tres…
Total el comienzo de Deluxe nos advirtió que la gente estaba dispuesta a todo.
Los primeros compases nos enseñaron a una banda pop, al estilo más sixty.
Todos con vestimentas blancas, las cuales resaltaban su directo enmarcándoles en el escenario.
Como la mayoría de las bandas toca toda la morralla al principio y dejan los temas conocidos (si les tienen) para el final, Deluxe no iba a ser menos y nos mantuvieron la mayoría del concierto a base de "sobaos – pasiegos" que hicieron las delicias de los más golosos, dejando para el final sus temas más reconocidos por todos y además coreados
(el estribillo) por una pequeña parte del público, ¿qué no?.
Algunos de los temas fueron, "Three months of glrory", el famoso "que no", "Freak", "Bienvenido al final" y algunos cuantos más que no reconocí.
deluxe
La última canción tubo un cierre psicolocotrónico que hizo mantener al teclista unos 5 minutos tumbado encima de su teclado y dejándonos a todos sordos con una masa de sonido tal, que la onda retransmitida por todo el recinto casi hace la perfecta resonancia con el material y se viene abajo.
Deluxe
¿Os acordais de la historia de un desfile militar que va por un puente haciendo el mismo paso y de repente se cae el puente?
Pues debido a la resonancia del puente que es un valor (en frecuencia) y a la misma frecuencia, conseguida por el paso de los militares, pues se cae la estructura.
Fue algo así; joder con los sonidos de ultratumba durante 5 minutos...
De lo más destacable también fue el flojo comienzo que fue llevando hasta el clímax final a Deluxe.
Con el teclista hablamos y nos dijo:
El concierto ha sido tirando a emocionante. Muy bien, muy bien. Bien, había bastante gente y a estado de puta madre, porque además se sabían las canciones y además había mucha tensión. A punto de explotar. Era una cosa que ha ido subiendo y conteniéndose hasta el final que ya a explotado. Estábamos en plan cabrones. Lo hemos pasado muy bien. Además a estado el gran desmayo al final. Perfecto."

Después de ver en acción a Deluxe, pude ver con cierta satisfacción a ELBOW, banda que no había tenido la ocasión de escuchar y que me sorprendió gratamente. Para poneros en onda os diré que penséis en el mejor Radiohead. Esto mezclado con 3 guitarras (el cantante también ponía lo suyo) y una batería precisa y contundente, era enmarcado por unos ritmos continuados hasta el casi éxtasis del personal. Hubo canciones mejores y canciones peores. También hubo temas lentos y temas menos lentos.

La baza común a este grupo eran las guitarras. Como os he dicho antes refiriéndome a Radiohead, las guitarras tenían un toque desgarradamente melancólico, pero a la vez rabioso.
Algunos temas rozaban la locura; 6 minutos de repetición de acordes y ritmos rotos para evadirse hasta el otro lado.
En ese otro lado, estaba precisamente todo el montaje (backstage). Hasta allí es donde de vez en cuando me acercaba para husmear un poco en busca de algún músico al que sacar unas buenas impresiones y unas buenas fotos. Lo cierto es que la mayoría de las veces las acreditaciones no te dan privilegios de ningún tipo. En este caso lo bueno era poder acercarse bastante al escenario para poder hacer fotos de cerca de los músicos.
De todas maneras con el buen rollete que teníamos los estábamos allí, es decir, Gerardo y compañía.
Tampoco hacía falta ningún tipo de impresión ajena a la empresa.
Elbow

Para pasárnoslo bien ya estábamos nosotros, no necesitábamos ningún tipo raro con el cual divertirnos o aburrirnos. A todo esto, acabo el concierto de Elbow y llegaría con mucho, lo mejor de la noche y probablemente de todo el festival.
Ante el público se descubrió el gran Frank Black con su superbanda "The Catholics". ¡Pedazo de concierto se marcaron!.

Frank Black and the catholics

En Septiembre Frank Black publicó su último disco en solitario, "Show me your tears" del que pudimos escuchar unas cuantas canciones. La ansiada vuelta a los escenarios de los casi míticos "Pixies", hicieron que el personal allí presente pudiera deleitarse con unos de los conciertos más intensos que recuerde. También tuvieron momentos para hacernos vibrar con algunas de las superconocidas canciones de su antigua banda. De "The Catholics", banda formada por Scott Boutier a la batería, Rich Gilbert a la guitarra (el cabrón parecía Andy Warhol), David McCaffrey al bajo y el ya mencionado Frank Black a la otra guitarra y a la voz, destacaremos y no por decir algo, sino por que fue la hostia, que tienen el puto poder de hacer auténtico rock en estado puro.

.Frank Black
No se si alguien se acordará del famoso video de Neil Young & The Crazy Horses rodado en 16 mm. por el realizador y director de cine Jim Yasrmusk. En ese famoso video está la esencia del rock´N Roll. En él, la mítica banda acompañada por Young, descubre todas sus virtudes en pos de lo atemporal.
Era increíble ver en el escenario a gente ya entrada en años y transmitiendo una puta sensación de poder eléctrico.
Algunas veces os hablo de mi debilidad por ver nuevos conciertos basados en buenas guitarras como principal arma.
En este caso, Frank Black llegó a lo que puede llegar alguien que hace rock, es decir ser dueño de tu propio sonido. Naturalmente esto no se consigue teniendo el mejor ampli y la mejor guitarra, de eso no hay duda.
Lo que allí se vio fue uno de los mejores conciertos de rock que me allá echado a la cara.
Tocaron temas de los mejores discos de "Pixies", como "Doolitle", "Trompe le Monde" y "Surfer Rosa" y de su ya mencionado último trabajo en solitario "Show me your tears". Por lo demás, con una puesta en escena sencilla, un recinto lleno de gente y el jolgorio que nos traíamos los medinenses allí congregados, estábamos servidos. Bueno, el que dice servidos, dice cocidos, como el que por cierto, nos comimos al día siguiente.
Con permiso de Frank Black las horas dieron paso a lo último de la noche, además de lo más pesado en varios sentidos. Lo primero fue el parón de casi una hora al que nos tuvieron sometidos como auténticos gilipollas entre concierto y concierto. En este entretiempo fue cuando el "gorila en la niebla" me echó a empujones de la parte del backstage, la cual hasta el momento había sido completamente abierta a la prensa.
Después de la espera nos metieron a los fotógrafos al redil, oséa a la línea de preferencia para hacer fotos. Después de esto nos dijeron que no se podían hacer fotos a "Placebo" más que en la segunda canción y en la cuarta (ya sabéis, gilipolleces absurdas, que te hacen perder tiempo y ganas de ver al grupo que emite esas bulas, como si fueran el Papa Juan XXI.). A parte no se podían tirar fotos con flash, debía ser que les molestaba a los ojos o algo, no se...
En cuanto al concierto, no sé si deciros que os remitáis directamente a los discos de Placebo o explicaros un poco lo brasillas que fueron.
No tengo nada en contra de las bases electrónicas grabadas, ni tampoco tengo nada en contra de que bajistas ocultos que no se dejan ver, pero que están tocando sin llamar la atención. Ni tampoco tengo nada en contra de Brian Molko. Lo que pasa es que como soy libre para opinar lo que me da la gana, pues lo hago sin complejos.
Placebo
La historia es que el concierto no me gustó nada. En este caso el sonido era perfecto (¿demasiado perfecto?) y la gente estaba entregadísima como no podía ser de otra manera. Lo que digo es que había demasiadas cosas grabadas y demasiad@s gruppies ciegos, que solo querían ver a su ídolo juvenil sin fijarse más que en lo misógino de su cara.
Placebo
Desde que PLACEBO hicieron su primer concierto en Enero del 95 a estos días, quedan 4 discos muy descriptivos de su ascendente trayectoria: “Placebo” (1996), su debut discográfico, ya fue disco de oro, “ Without You I´m nothing “ (1998) les acercó al gran público a través de un tema señuelo: “ Pure Morning” , más tarde lo que el propio Brian Molko, líder incuestionable del grupo, definió como una “maqueta cara” acabó siendo el tercer álbum de su carrera, “Black Market Music” (2000), una maqueta tan cara como para consolidarles como destacados renovadores del glam.
Su último disco "Sleeping with Ghosts" también estuvo presente en este concierto a través de canciones como, "Bulletproof Cupid", "English Summer Rain" o "The picture".
Así por encima y sin contaros mis vivencias personales (que fueron varias), es lo que ocurrió en este maravilloso día de lluvia y viento bestial, allí en Santiago de Compostela.


Lo último que vimos fue a "LAS PERRAS Dj" que actuaban en la parte de arriba cuando acababan los conciertos. Deciros que lo último que recuerdo fue un tema de "Green Day".
Antes de que acabara salimos corriendo como perras en celo. No os digo más...
Del "Multiusos do Sar" nos fuimos al un garito llamado "A Reixa" regentado por un estupendo muchacho que organiza mogollón de conciertos en Santiago.
El Viernes 15 de Noviembre llegan a España "Gore Gore Girls". Rock Detroit interpretado por féminas. No os lo perdáis. Interesados buscar en "A Reixa"
Por cierto ¡que bueno estaba el pulpo!

el ambiente



arriba el backstage

a la izquierda el ambiente

 

EL MOL
mol@valladolidwebmusical.org