VI Encuentro de Payas@S

SONRÍE Y LUCHA

"Para aprender sonriendo..."

VALLADOLID 6 de MAYO de 2006
CAFÉ CASA BABYLON

"Mucha gente pequeña
en muchos lugares
pequeños harán cosas
pequeñas que
transformarán al mundo"
Leo Buscaglia

 

cartel

 

Si el juego es una carrera
Y solo juega el que llega.
Yo así no juego más.
Si por ganar no me importa
que tu te quedes sin torta.
Yo así no juego más
Si el juego es una pelea
Y sólo gana el que pega.
Yo así no juego más.
Si estás jugando conmigo
Y por ganar te lastimo.
Yo así no juego más.
Yo sólo quiero jugar
Porque me gusta encontrar
La risa que se perdió
Yo sólo quiero jugar
Porque es la forma mejor
De dejar pasar el sol.

Texto de Manuel González Gil


dale al botón para ver el video
y espera un poquito a que cargue

 

PROGRAMA

6 de mayo de 2006

17,30 Talleres:

                   Sembrando soles_______
Percusión para niñas y niños_______
                                     Juegos_______
Globos __________
Cariocas ______
Malabares _____________

19,00 Para niños y niñas

Payasos y Payasas________
Malabaristas________
                          Magia_______
Cuentos__________
Teatro_____________

21,30 Para niños y niñas mayores

                  Payasos y Payasas_________
Malabaristas______     Teatro_________
Magia______________
Cuentos________
Musica______________
                     Fuego___
           Danza ______ Percusión _______

CONTACTO:
sonrieylucha@gmail.com
telfs: Mada 625 527 390
Emilio 649 913 855
Alex 695 572 510

encuentro 2006

 

Tengo una nariz roja, siempre estoy de buen humor
¿qué soy yo?
Hoy hemos llegado a ser amigos. Sobre la pista, sin red
hemos iniciado el camino.
Es la parada de los niños de la calle, húmeda y fría, son
los vagabundos, libres y salvajes, frágiles…
Una sola idea les motiva, salir de las calles y sus
peligros, pero sobretodo encontrar su identidad.
Nadie se ha tomado tiempo para contarles una bella
historia, su historia.
ESCUCHADLES… tienen algo que decir, que se abra la
sonrisa…
que comience el espectáculo

 

En la ciudad de Salvador de Bahía, existen lugares cuya población vive rozando la indigencia, la marginalidad y la pobreza extrema. En ella los menores una vez más son los primeros afectados de este problema.
La situación económica es deprimente, una escasa economía de subsistencia donde las familias llegan a final de mes con escasos ingresos para vivir. No son nada más que patrones que se repiten en toda Sudamérica, los niños tienen pocas salidas. La educación es escasa porque desde muy niños tienen que traer dinero a casa, para ayudar a la economía familiar, eso implica el abandono de las clases y su formación muy temprano o en algunos casos no llegan ni si quiera a ir a la escuela.
Viven en las calles con gran peligro de caer en una banda callejera o dentro de alguna asociación u organización bélica con fines poco deseables para nadie.
Las niñas juegan la peor parte, una vez más. Al ser madres a muy temprana edad supone doble carga para ellas, para la familia, que en ocasiones las repudia, etc. Su otra salida es la prostitución. Tenemos que recordar que Brasil es uno de los países donde existen los escuadrones de la muerte, dirigidos a exterminar a los niños/ niñas y adolescentes que tienen estas características, cuya vida transcurre en la calle.
Proyectos conocidos como el de Carliños Brown han abierto una esperanza a este sector de la población cuyo destino era la desesperanza, la pobreza y la marginalidad. Se ha conseguido una autoestima elevada, una ganas de vivir y de luchar por cambiar su situación creciente y admirable.
Porque es desde dentro donde tienen que venir los cambios, el progreso y la concienciación de que otras salidas a su situación son posibles.
Con este VI Encuentro de Payas@s queremos apoyar un pequeño proyecto en el que una mujer, Solange, tan solo con su esfuerzo y con muy pocos medios intenta educar y formar a estos niños que viven en condiciones de pobreza casi extrema, desde el teatro, desde el circo… partiendo de la base de que desarrollando la creatividad de estos niños y niñas se puede generar que estos jóvenes recuperen su autoestima, su identidad y superen las dificultades de un medio hostil.

 

DECÁLOGO DEL ARTISTA SOLIDARIO
• Buscar la verdad.
• Defender la libertad.
• Crear transparencia.
• Resistir e insistir.
• No temer al miedo.
• Recuperar lo abandonado.
• Proteger al indefenso.
• Dar todo por nada.
• Explorar, descubrir y fundar.
• Hacer de la solidaridad el sentido de la vida.
• Para el artista solidario enseñar a leer y escribir, pintar una escuela, limpiar un basural, purificar un pozo de agua, reforestar un bosque talado, también son obras de arte.
• El artista solidario es un testigo de cargo. Es el dedo acusador que le señala a la
sociedad el mayor de sus delitos: la indiferencia.
• Todo gesto de indiferencia es un acto de inmoralidad.
• El artista solidario no contempla al mundo: lo construye.
• El artista solidario debe darle un proyecto de vida a quienes el Poder despojó de suúnico bien: el futuro.
• Para el artista solidario la búsqueda de la verdad comienza por cuestionar lo que el Poder decidió que es incuestionable; la defensa de la libertad, por atacar lo que el Poder decidió que es inatacable.
• En el mundo de las autopistas el camino del artista solidario tiene el grosor de una
cuerda. Sobre esa cuerda floja camina, sabiendo que ningún equilibrio es posible.
• En una sociedad en crisis permanente, el artista corre el riesgo de decir: “no es el
momento de crear”. Siempre es el momento de crear. El artista solidario construye en el epicentro del terremoto sabiendo que el edificio se derrumbará mañana y habrá que volver a construirlo.
• El artista solidario lleva luz donde reina la oscuridad; agua donde se implantó el
desierto; esperanza donde se la perdió; razón donde se impuso la locura. Habla con los sordos y escucha a los mudos para que sepan que no lo son; le dice a los que están muertos por dentro, que las piedras tienen vida.
• No a la ética de la competencia; no a crear para vender; no a vender para vivir. Sí a laética de la colaboración; sí a crear para expresar la condición humana; sí a vivir para crear.
• El artista siembra semillas de solidaridad: un día, aunque ya no esté para verlo, crecerá el árbol y dará frutos.
• Hay un derecho que el artista solidario no puede ejercer: decir, frente a su obra, “no sé de qué se trata”.
• Para el artista solidario el individualismo es una prisión de máxima seguridad. Vivir en ella es estar muerto a pesar de seguir respirando.
• El artista individualista da a luz cadáveres.
• En el mundo que viene nadie sobrevivirá por sí mismo. El individuo será el grupo.
• El artista solidario le opone al “sálvese quien pueda”, el “todos o ninguno”.
Grupo Escombros
Argentina


recogida de instrumentos para los niñ@s de Nicaragua

Colaboran con nosotros:

TELON DE AZUCAR
CAFÉ CASA BABYLON
VALLADOLIDWEBMUSICAL
SILDAVIN TIENDA DE CIRCO
MUSICOS DE NUESTRA CIUDAD
ACTORES
ACTRICES
AMIGOS
AMIGAS
MALABARISTAS
MAGOS
UN MONTÓN DE GENTES ILUSIONADAS EN QUE ESTO SALGA ADELANTE…
Y PAPI Y MARISOL QUE NOS AYUDAN DESDE IRLANDA…
Y JANIS HAGEN QUE DESDE DONDE ESTÉ ESCRIBE COSAS PENSANDO EN NOSOTR@S…

VI encuentro de payasos


Que un elefante ocupa mucho espacio lo sabemos todos. Pero que Víctor, un elefante de circo, se decidió una vez a pensar "en elefante", esto es, a tener una idea tan enorme como su cuerpo... ah...
eso algunos no lo saben, y por eso se lo cuento:
Verano. Los domadores dormían en sus carromatos, alineados a un costado de la
gran carpa. Los animales velaban desconcertados. No era para menos:
cinco minutos antes el loro había volado de jaula en jaula comunicándoles la inquietante noticia. El elefante había declarado huelga general y proponía que ninguno actuara en la función del día siguiente.
-¿Te has vuelto loco, Víctor?- le preguntó el león, asomando el hocico por entre los barrotes de su jaula. -
¿Cómo te atreves a ordenar algo semejante sin haberme consultado?
¡El rey de los animales soy yo!
La risita del elefante se desparramó como papel picado en la oscuridad de la
noche:
-Ja. El rey de los animales es el hombre,
compañero. Y sobre todo aquí, tan lejos
de nuestras selvas....
- ¿De qué te quejas, Víctor? -
interrumpió un osito, gritando desde su encierro. ¿No son acaso los hombres los
que nos dan techo y comida?
- Tú has nacido bajo la lona del circo... -
le contestó Víctor dulcemente.
La esposa del criador te crió con mamadera... Solamente conoces el país de los hombres y no puedes entender, aún, la alegría de la libertad...
- ¿Se puede saber para qué hacemos huelga? -gruñó la foca, coleteando nerviosa de aquí para allá..
- ¡Al fin una buena pregunta! -exclamó Víctor, entusiasmado, y ahí nomás les explicó a sus compañeros que ellos eran presos... que trabajaban para que el dueño del circo se llenara los bolsillos de dinero... que eran obligados a ejecutar ridículas pruebas para divertir a la gente... que se los forzaba a imitar a los hombres... que no debían soportar más humillaciones y que patatín y que patatán. (Y que patatín fue el consejo de
hacer entender a los hombres que los animales querían volver a ser libres... Y que patatán fue la orden de huelga general...)
- Bah... Pamplinas... -se burló el león-.
¿Cómo piensas comunicarte con los hombres? ¿Acaso alguno de nosotros habla su idioma?
- Sí - aseguró Víctor. El loro será nuestro intérprete -y enroscando la trompa en los barrotes de su jaula, los dobló sin dificultad y salió afuera. En seguida, abrió una tras otra las jaulas de sus compañeros.
Al rato, todos retozaban en los carromatos ¡hasta el león!
Los primeros rayos de sol picaban como
abejas zumbadoras sobre las pieles de los animales cuando el dueño del circo se desperezó ante la ventana de su casa rodante.

 

El calor parecía cortar el aire en infinidad de líneas anaranjadas... (los animales nunca supieron si fue por eso que el dueño del circo pidió socorro y después se desmayó, apenas pisó el césped...)
De inmediato, los domadores aparecieron en su auxilio:
- Los animales están sueltos!- gritaron acoro, antes de correr en busca de sus látigos.
- ¡Pues ahora los usarán para espantarnos las moscas!- les comunicó el loro no bien los domadores los rodearon, dispuestos a encerrarlos nuevamente.
- ¡Ya no vamos a trabajar en el circo!
¡Huelga general, decretada por nuestro delegado, el elefante!
- ¿Qué disparate es este? ¡A las jaulas! -
y los látigos silbadores ondularon amenazadoramente.
- ¡Ustedes a las jaulas! -gruñeron los orangutanes.
Y allí mismo se lanzaron sobre ellos y los encerraron. Pataleando furioso, el dueño del circo fue el que más resistencia opuso. Por fin, también él miraba correr el tiempo detrás de los barrotes.
La gente que esa tarde se aglomeró delante de las boleterías, las encontró cerradas por grandes carteles que anunciaban: CIRCO TOMADO POR LOS TRABAJA-DORES. HUELGA GENERAL DE ANIMALES.
Entretanto, Víctor y sus compañeros trataban de adiestrar a los hombres:
- ¡Caminen en cuatro patas y luego salten a través de estos aros de fuego!
¡Mantengan el equilibrio apoyados sobre sus cabezas!
- ¡No usen las manos para comer!
¡Rebuznen! ¡Maúllen! ¡Ladren! ¡Rujan!
- ¡BASTA, POR FAVOR, BASTA! -
gimió el dueño del circo al concluir su vuelta número doscientos alrededor de la carpa, caminando sobre las manos-.
¡Nos damos por vencidos! ¿Qué quieren?
El loro carraspeó, tosió, tomó unos sorbitos de agua y pronunció entonces el discurso que le había enseñado el elefante:
-...Con que esto no, y eso tampoco, y aquello nunca más, y no es justo, y que patatín y que patatán... porque... o nos envían de regreso a nuestras selvas... o inauguramos el primer circo de hombres animalizados, para diversión de todos los gatos y perros del vecindario. He dicho.

Las cámaras de televisión transmitieron un espectáculo insólito aquel fin de semana: en el aeropuerto, cada uno portando su correspondiente pasaje en los dientes (o sujeto en el pico en el caso del loro), todos los animales se ubicaron en orden frente a la puerta de embarque con destino al África.
Claro que el dueño del circo tuvo que contratar dos aviones: En uno viajaron los tigres, el león, los orangutanes, la foca, el osito y el loro. El otro fue totalmente utilizado por Víctor... porque todos sabemos que un elefante ocupa mucho, mucho espacio...

 

sonrie y lucha   colectivos   valladolidwebmusical.org